Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Calefacción y aire en el coche: ¿cuánta gasolina consumen?

Publicado el 5 Junio 2018

La calefacción y el aire acondicionado en los coches a gasolina tienen funcionamientos completamente diferentes. Y todo cambia si hablamos de coches eléctricos. Calculamos el gasto para tu bolsillo.

Hoy en día nos es difícil imaginar un viaje en coche sin calefacción o aire acondicionado, según la estación del año. Pero durante la mitad de su historia los automóviles no tenían ninguna de las dos cosas.

Solo a partir de 1940 empezaron a surgir algunos modelos capaces de enfriar/calentar su interior a voluntad. Y todavía es posible encontrar coches que, en sus versiones básicas, no incluyen aire acondicionado.

Pero, ¿cuánta gasolina gasta poner la calefacción o el aire acondicionado de tu coche?

La calefacción del coche te sale gratis

Aunque mucha gente no lo sabe, poner la calefacción no incrementa el consumo de gasolina del coche.

El calor se obtiene de la energía generada por el propio motor, con lo cual basta con tenerlo encendido para tener calefacción. Por eso si enciendes la calefacción nada más arrancar tienes que esperar unos minutos para sentir sus efectos (lo que tarda en calentarse el motor).

Sin embargo, es falso decir que su consumo es igual a cero. El ventilador que hace pasar el calor al interior del coche chupa electricidad de la batería. Y para cargar la batería sí que se gasta algo de gasolina, aunque verdaderamente poca.

Al aprovechar el derroche de calor del motor, la calefacción de un coche sale prácticamente gratis

Aire acondicionado: hasta 1 litro a los 100 km

El aire acondicionado, en cambio, utilizar un compresor acoplado a la correa del motor para poder funcionar. Esto consume energía y, por lo tanto, gasolina. Aproximadamente entre 0,2 litros y 1 litro de gasolina por cada 100 km.

Obviamente, consumir más o menos depende tanto de la temperatura exterior como de la intensidad a la que pongas el aire. La máquina necesita enfriar el aire del interior del coche: cuantos más grados sea necesario bajar, más gasolina gastará.

El aire acondicionado de un coche gasta entre 0,2 y 1 litro de gasolina a los 100 km.

Coches eléctricos: menos derroche, más sostenibilidad

Con los coches eléctricos todo cambia. Un motor térmico desaprovecha gran parte del calor que genera. Como hemos visto, de esa parte desaprovechada es de donde sale la calefacción en un coche a gasolina.

Sin embargo, un coche eléctrico procura no derrochar nada. Por eso si pones la calefacción, el consumo de energía (en este caso eléctrica) subirá considerablemente.

Hablamos por lo tanto de un cambio de modelo. Al moverte en un coche de gasolina vas derrochando a cada metro… y un efecto colateral de esto es que puedes obtener calefacción a partir de ese derroche. Pero es inexacto decir que esa calefacción te salga gratis. Proviene de la gasolina que estás (mal)gastando.

Al moverte en un coche eléctrico, todo está más controlado. Cuando el coche se para, el consumo de energía se paraliza. A no ser que necesites usar luces, radio… o calefacción y aire acondicionado. La idea aquí es consumir siempre lo menos posible, aproximándose al derroche cero.

Si vas en un coche eléctrico y necesitas aire acondicionado o calefacción, la energía necesaria se extraerá directamente de la batería de tracción. Tendrás tu frío/calor, pero a cambio la autonomía del vehículo bajará. ¿Cuánto? En condicionas normales en torno a un 10% o 20%.

Para solucionarlo, ya hay fabricantes que están implantando en sus modelos eléctricos una pequeña bomba de calor. Este invento tan común en hogares y oficinas se hace así un hueco en la movilidad del futuro, al garantizar máximo rendimiento en cualquier condición atmosférica.

En los coches eléctricos tanto aire como calefacción consumen energía de la batería y, por tanto, reducen la autonomía.