Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

¿Cuál es la mejor calefacción?

Publicado el 20 Febrero 2018
Mejor sistema de calefacción

¿Caldera de gas o calefacción eléctrica? ¿Suelo radiante o radiadores? ¿Bomba de calor? Te ayudamos a encontrar el sistema que mejor se adapta a tus necesidades.

Es una de las preguntas más comunes cuando llega el frío: ¿cuál es la mejor manera de calentar la casa? La realidad es que no existe una única respuesta. Depende de las condiciones de cada vivienda.

El clima en el que vives, el aislamiento del edificio, el tamaño de la vivienda y su distribución… Los factores que influyen son tan numerosos que da para varios estudios.

Pero lo que te traemos hoy es un resumen práctico para orientarte de manera rápida. En líneas generales, estos son los principales sistemas de calefacción y las situaciones en las que más convienen.

infografia

Gas: la mejor opción si tienes acceso a la red

radiador gas

Es uno de los sistemas más utilizados en España, debido a que la red de gas lleva su canalización a más de 1.700 municipios.

De esta manera, no tienes que preocuparte de conseguir ni almacenar el combustible, ya que te llega por una tubería.

Una caldera que calienta agua y la envía a una serie de radiadores repartidos por las habitaciones. El resultado escalor prácticamente instantáneo, agradable y homogéneo.

Es un sistema muy versátil, válido tanto para pisos pequeños como para mansiones.

El inconveniente es si vives en lugar que no tiene acceso a gas canalizado (zonas rurales o casas aisladas). En estos casos tendrías que preocuparte por conseguir y almacenar el combustible (mediante bombonas que se van reponiendo o tanques de almacenamiento que se rellenan una o varias veces al año).

Si la vivienda no tiene la instalación hecha, será necesario una obra de cierto calado. Lo bueno es que existen opciones atractivas que te venden de manera conjunta la caldera, la obra, los radiadores, la tarifa de gas y el servicio de mantenimiento.

Si te decides por el gas, puedes aprovecharte de la tarifa One Gas, con un precio estable y sin sorpresas que conocerás de antemano. No tiene descuentos porque no los necesita. Sin complicaciones, sin permanencia y con todas tus gestiones 100% online.

En viviendas con acceso a la red canalizada, la calefacción de gas será muy probablemente la mejor opción

Radiadores eléctricos: climas cálidos y/o pisos pequeños

radiador electrico

Otro de los sistemas más habituales, con la ventaja de una instalación sencilla que no requiere más obra que la de colocar los radiadores en la pared. Y si hablamos de radiadores portátiles, ni tan siquiera eso. En este contenido te explicamos el tipo de radiador que te conviene

Los radiadores elegidos se enchufan y empiezan a calentar. Es una opción interesante para lugares de clima cálido, donde va a hacer falta poca calefacción y en pocos momentos del año.

También merecen la pena en segundas viviendas y en pisos pequeños y bien aislados que se calientan rápidamente.

No es el sistema indicado para casas grandes y/o climas fríos.

Si tienes calefacción eléctrica pero la necesitas solo en momentos puntuales (porque estás poco en casa o porque no hace tanto frío), es importante que elijas una tarifa eléctrica que te permita elegir horas en las que no pagas por la luz.

Los radiadores eléctricos son una opción interesante en pisos pequeños y bien aislados.

Suelo radiante: para los inviernos más crudos

suelo radiante

Aunque se ha puesto de moda como el último grito, los romanos ya disfrutaban de suelo radiante a su manera (mediante un horno de leña y una canalización que llevaba aire caliente bajo las baldosas).

El sistema actual no es tan diferente, aunque lo que circula bajo el suelo son o bien tuberías de agua que se calienta con una caldera o bien resistencias eléctricas. En cualquier caso, el calor irradia desde el suelo y se distribuye uniformemente por toda la casa.

Es el sistema más confortable allí donde los inviernos son largos y duros. Además, el propio suelo radiante aporta un aislamiento térmico que te hará ahorrar entre un 10% y un 30% en tu consumo de calefacción.

Hay que tener en cuenta que su instalación es bastante cara, ya que hay que levantar todo el pavimento de la casa, y que solo se recomienda en viviendas habituales, ya que el suelo radiante rinde mejor cuando se le deja funcionar sin interrupciones.

Pese a que la instalación es cara, el suelo radiante merece la pena en lugares de largos y duros inviernos.

Bomba de calor: ideal para segundas viviendas

bomba de calor

La bomba de calor es una calefacción multiusos que te permite tener calefacción en invierno y aire acondicionado en verano. Todo en un solo aparato, y con una eficiencia energética espectacular.

Instalación rápida y barata, pero a cambio hay que asumir que el ambiente se resecará y que el ligero ruido que generan algunos modelos puede resultar molesto.

Es muy recomendable para segundas viviendas, ya que calientan la casa a gran velocidad.

Al igual que en la calefacción eléctrica, es importante que encuentres una tarifa que te deje elegir las horas en que vas a necesitar más calor. La Tarifa Tempo Happy de Endesa te da total libertad para decidir.

La bomba de calor como calefacción merece la pena sobre todo para segundas viviendas.