Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Los mejores trucos de cocina para ahorrar en tu factura de la luz

vacío

 

La eficiencia energética es la práctica que nos permite ahorrar energía. Hay muchos trucos para ahorrar en nuestro hogar que, además de reducir la factura eléctrica, ayudan a cuidar del planeta.

Si lo que quieres es ahorrar energía cuando cocinas, utiliza en primer lugar el microondas, en segundo lugar, la olla de presión y, en tercer y último lugar, el horno, ya que este electrodoméstico consume mucho.

Existen multitud de trucos para ahorrar todavía más en la cocina. ¿Quieres conocerlos? A continuación, te dejamos una lista con los mejores para cada electrodoméstico.

1. Trucos para el frigorífico

El frigorífico es el aparato eléctrico que más energía consume, hasta un 18 % del total de la factura de la luz. Debemos poner la máxima atención en él y usarlo de forma eficiente.

  • No metas en el frigorífico platos calientes. Esta práctica es perjudicial para su buen funcionamiento y supone un gasto de energía considerable, ya que tiene que hacer un sobreesfuerzo para mantener la temperatura.
  • No abras demasiado la puerta.
  • Mantén una temperatura de 3-7 °C en la nevera y de -18 °C en el congelador.
  • Limpia las rejillas cada varios meses para que no se obstruya el sistema de ventilación.
  • Mantén el frigorífico separado de la pared para que el motor respire bien.

2. Trucos para el horno

El horno es otro de los aparatos eléctricos que más energía consumen, así que ajusta bien la temperatura y no la aumentes si no es imprescindible.

  • Puedes usar el horno para cocinar dos platos a la vez. Mientras asas un pollo, un cordero, etc., aprovecha la parte de abajo para cocinar la guarnición (patatas, verduras, etc.).
  • No precalientes el horno. Aunque la mayoría de las recetas recomiendan hacerlo, no es necesario si la cocción va a durar más de una hora; si aun así decides precalentarlo, unos ocho o diez minutos serán suficientes.
  • Utiliza recipientes de vidrio, pues retienen mejor el calor.
  • No abras el horno durante la cocción, ya que si dejas escapar el calor necesitarás más tiempo para terminar de cocinar; mira a través de la puerta o enciende la luz para comprobar el estado de tu plato.

3. Trucos para el microondas

El microondas te puede ayudar a ahorrar hasta un 70% de energía. Ten en cuenta que un minuto de microondas equivale a siete minutos de horno en cuanto a consumo. Hay cientos de recetas para horno que pueden prepararse en el microondas sin problema.

  • Aunque la mayoría de nosotros creemos que solo el horno o la vitrocerámica siguen generando calor una vez apagados, el microondas también lo hace, por lo que los alimentos se siguen cocinando si los mantenemos dentro.
  • Mantén el microondas limpio. Los restos de alimentos absorben energía, por lo que, además de estropear tu microondas, te hacen gastar más de lo necesario.
  • Utiliza la olla de vapor en el microondas. Los dos son buenas opciones para ahorrar electricidad, y más si se usan de forma conjunta. Además, puedes preparar varios platos en pocos minutos.

4. Trucos para la vitrocerámica

  • Pon las ollas bien centradas en el fuego.
  • Emplea siempre fuegos con un diámetro inferior al de las ollas o sartenes que vayas a utilizar para cocinar.
  • Usa las tapas de cazuelas cazos y sartenes para ahorrar energía.
  • En la medida de lo posible, utiliza la vitrocerámica en las horas de tarificación más baja.

5. Otros trucos para los electrodomésticos

  • No compres electrodomésticos que realmente no necesitas. ¿De verdad no puedes vivir sin un molinillo de pimienta o un exprimidor de cítricos eléctrico? Evita esos pequeños gastos de energía tan superfluos.
  • Ahora cocinar en el lavavajillas está de moda. A la vez que se lavan los platos se puede cocinar. Resulta ideal para pescados como el salmón o los salmonetes y las verduras. En Internet hay cientos de recetas.
  • Los electrodomésticos A+++ ahorran mucha energía. Si ha llegado el momento de cambiar un electrodoméstico en casa, tenlo en cuenta a la hora de comprar uno nuevo.
  • Apaga los electrodomésticos cuando no los utilices. Un reloj, una luz o un termostato pueden gastar bastante. Aunque parezca que apenas consumen, los aparatos en standby suponen un gasto energético considerable. Por otro lado, si no estás utilizando el microondas, la batidora, etc., déjalos desenchufados.
  • Descongela en el frigorífico. No uses el microondas ni el horno: descongelar en la nevera es la forma más sana de hacerlo y así contribuyes a aumentar el frío dentro y podrás rebajar la temperatura del frigorífico uno o dos grados.
  • Si tienes una casa en el campo, sustituye tu horno tradicional por un horno de leña o solar.

6. Trucos con los utensilios de cocina

  • No uses un fuego grande si la olla es pequeña. Es una norma de ahorro sencilla pero que muchas veces se nos olvida.
  • Usa tapas. Si tapas las ollas o sartenes, los platos se cocinan mucho antes.
  • Utiliza la olla exprés para todo: puedes cocinar cualquier plato en solo unos minutos. La pasta, el arroz, etc., se cuecen en un tiempo récord.
  • Invierte en ollas y sartenes de buena calidad. Aunque el gasto inicial te pueda doler un poco, los utensilios de calidad son una excelente inversión, ya que conducen mejor el calor y eso se traduce en un ahorro energético. Las mejores ollas y sartenes son las que tienen un fondo difusor grueso.

Otros consejos en la cocina

Además de todo lo anterior, recuerda también los siguientes trucos:

  • Corta los alimentos en trozos pequeños, se cocinan antes.
  • Usa bombillas LED.
  • Friega los platos con agua fría siempre que sea posible y no te resulte molesto.
  • Usa el lavavajillas con la carga completa.

Si sigues todos estos consejos, seguro que verás cómo se reduce tu factura de la luz. ¡Haz la prueba!

[literal.blog.accesibilidad.formulario.busqueda]

Post recientes

Voltios, vatios y amperios: ¿qué son y en qué se diferencian? ¿Cómo funcionan los paneles solares? Cómo puedo cambiar mi tarifa de luz o gas ¿Cómo funcionan y cuánto duran las bombillas LED? Las mejores ciudades para ir en bici eléctrica

One Luz

Arriba