Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Tres recetas al horno que gastan poca luz

Publicado el 22 Noviembre 2017

Hay gente que mira el horno con desconfianza. No les da miedo quemarse, pero han oído que la factura de la luz puede abrasarte las manos. El mundo es para los valientes. Y para ellos son estas 3 recetas que apenas consumen electricidad.

El horno, ese gran desconocido para algunos. Para los que lo usan como cueva oscura en la que almacenar sartenes. Para los que no se atreven a encenderlo porque alguien alguna vez les contó que gasta mucha electricidad.

Es cierto, el horno es uno de los electrodomésticos que más kWh consume en un hogar medio… pero solo es el cuarto, por detrás de frigorífico, televisor y lavadora. Lo que pasa es que no te planteas dejar de usar ninguno de esos tres, mientras que para el horno tienes excusa. Que si el estrés de la vida moderna, que si no tienes tiempo, que si no sabes… y que si gasta mucha luz.

Nos hemos propuesto presentarte a tu horno, que lo conozcas y aprendas a quererlo. Para eso solo tienes que hacer una cosa: usarlo. 

Te garantizamos que estas tres recetas consumen poca luz. Y te garantizamos que, si contratas la Tarifa Tempo Happy de Endesa, tendrás 2 horas al día (o 1 día entero a la semana) en la que todo lo que hagas con el horno te saldrá gratis. Sí, has oído bien: hornear sin parar y sin pagar. 

Pastel de carne inglés

Pastel de carne inglés

Hay muchas clases de pastel de carne: el alemán, el típico americano que sale en muchas películas e incluso la versión vegetariana.

Nosotros vamos a hacer uno muy típico en Inglaterra, donde se conoce como cottage pie o shepherd's pie. A los niños les encanta y pueden colaborar en la cocina, porque es muy fácil de hacer.

  • ¿Qué necesito?: Medio kilo de carne picada, tres o cuatro patatas, cebolla, ajo, pimiento rojo, pimiento verde, queso, vino blanco o tinto, salsa de tomate.

Cuece las patatas enteras y con piel en agua con sal. Una vez hechas, pélalas y machácalas hasta que quede un puré sin grumos (esta parte puedes dejársela a los niños mientras catas el vino que utilizaremos luego).

En una sartén grande con aceite de oliva sofríe el ajo, los pimientos y la cebolla.

Tienes que salpimentar la carne picada y añádirla a la sartén. Mézclala con las verduras y deja que se vaya haciendo. Una vez que la carne haya tomado color, añade un cuarto de vaso de vino (blanco o tinto, a tu gusto) y déjalo al fuego hasta que se evapore. 

Ahora es el turno del tomate frito. Viértelo y remueve bien. Baja el fuego y déjalo cocinar aproximadamente para que se espese la salsa.

¿Y el horno? Tranquilo, ahora viene. Precaliéntalo a 200 grados.

Mientras tanto, en una fuente de unos 5 o 6 centímetros de altura vierte un poco de salsa de tomate. Extiéndela por toda su superficie. Esto hará que no se pegue la primera capa del pastel. Vuelca en la fuente la mitad del puré de patata. Ahora, como segunda capa, la carne picada.

Por último, tapamos con el puré de patata restante. Añade el queso mozzarella por encima. Todo el que quieras, que estamos ahorrando electricidad no calorías.

Coloca la fuente en la bandeja central del horno y déjala 10 minutos a 200 grados con la función calor “arriba y abajo”. Transcurridos 5 o 6 minutos (depende de cada horno) puedes apagarlo, el calor residual hará el resto.

Si quieres darle un toque crujiente, puedes poner el horno en modo “grill” durante los últimos minutos. Retira la bandeja y deja reposar unos minutos tu suculento pastel de carne. ¿A qué esperas?

Salmón al horno

Salmón al horno

Si eres de los que solo pisan la cocina para coger cervezas de la nevera, puede que pienses que el pescado es un alimento difícil de cocinar. Y si a la ecuación le sumamos el horno puede que te den ganas de salir corriendo.

Aquí tienes una receta fácil y rápida para que cuides tu dieta con un plato rico en vitaminas y proteínas. ¡Te chuparás los dedos!

  • ¿Qué necesito?: Dos lomos de salmón fresco, dos patatas grandes, cebolla, pimiento verde, rojo y amarillo, perejil fresco, ajo, vino blanco, albahaca fresca.

Pela las patatas y córtalas en rodajas pequeñas, como de un centímetro de grosor.

Corta la cebolla en juliana y los pimientos en rodajas. Fríelo todo en una sartén con un buen chorro de aceite de oliva o bien mételo al microondas durante cuatro o cinco minutos. De esta forma se recortará el tiempo de cocción en el horno.

Mientras tanto, precalienta tu nuevo mejor amigo a 180 grados. Pon un chorrito de aceite de oliva en una bandeja apta para el horno y haz una cama de patatas, cebolla y pimiento. Salpimenta el salmón y acomódalo sobre las verduras.

Pela los dientes de ajo y pícalos junto con las hojas de perejil en un mortero. Agrega un poquito de aceite de oliva y medio vaso de vino blanco. Mézclalo todo.

Vierte por encima del salmón la mixtura del mortero. Procura que quede todo bien cubierto. Mete la bandeja en la parte central del horno, con calor arriba y abajo, y déjala entre 15 y 20 minutos, dependiendo del tamaño del salmón, a 180 grados.

Puedes apagar el horno 5 minutos antes para que se termine de hacer con el calor residual. Coloca unas hojas de albahaca como decoración y sirve el salmón con la patata, la cebolla y los pimientos bien calientes. ¡Bon apetit!

Magdalenas sin gluten

Magdalenas sin gluten

180 gramos de azúcar, 200 mililitros de aceite de oliva, 5 huevos, 150 gramos de harina de arroz, 50 gramos de fécula de maíz, 2 gramos de goma xantana, ralladura de un limón.

  • ¿Qué necesito?: 180 gramos de azúcar, 200 mililitros de aceite de oliva, 5 huevos, 150 gramos de harina de arroz, 50 gramos de fécula de maíz, 2 gramos de goma xantana, ralladura de un limón

Precalienta el horno a 180 grados. Coloca las cápsulas para las magdalenas en una bandeja. Si son de papel te será de ayuda una bandeja con huecos. Pero si son rígidas te valdrá cualquier tipo de bandeja.

En un recipiente hondo bate el aceite y el azúcar hasta que sea una mezcla homogénea. Añade los huevos de uno en uno. Nota: antes de añadir el siguiente huevo, cerciórate de que el anterior esté completamente integrado en la masa.

En un bol mezcla la harina de arroz, la fécula de maíz y la goma xantana (indispensable en muchas recetas sin gluten).

Incorpora esa mezcla a la masa y añade la ralladura de limón. Remuévelo todo. Con la masa resultante rellena las cápsulas de las magdalenas hasta dos tercios de su capacidad. Una vez hecho espolvorea un poco de azúcar por encima.

El horno consume bastante electricidad, pero estas 3 recetas minimizan el gasto