Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

100% energía renovable

100% energía renovable

17.07.2014
Las energías renovables son las procedentes de recursos naturales que no se agotan. El impacto ambiental que resulta de la utilización de esta energía es nulo, cosa que no pueden decir las energías no renovables procedentes de combustibles fósiles (petróleo, carbón o gas)..
 
Entre las energías renovables se encuentran la energía solar, la eólica, la geotérmica, la hidráulica y la eléctrica. Pero no sólo éstas, también la biomasa (materia orgánica de origen vegetal y animal) y la energía mareomotriz (obtenida del aprovechamiento de las mareas) pueden añadirse a esta categoría, ya que la emisión de gases de efecto invernadero, como el CO₂, se reduce a cero.
 
Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (en adelante IDAE), las energías renovables son recursos limpios cuyo impacto es prácticamente nulo y siempre reversible.
 
Si bien es cierto que la producción de algunas energías renovables depende de las condiciones climatológicas, como es el caso de la energía eólica, el IDAE destaca que este tipo de energías consideradas verdes contribuyen a disminuir la dependencia de empresas suministradoras externas. Además, reducen notablemente el riesgo de un abastecimiento escaso y favorecen el desarrollo tecnológico y, por tanto, la creación de empleo.
 
En los países desarrollados realmente nos damos cuenta de la importancia de la energía cuando se produce una interrupción del suministro. Un corte eléctrico continuado, por ejemplo, nos deja prácticamente paralizados tanto en casa como en el edificio donde vivimos. Algo parecido ocurre cuando nos cortan el agua caliente o no funciona la calefacción. La creciente demanda de energía de las grandes ciudades, nos debe hacer tomar conciencia de que utilizar energías renovables en la medida de nuestras posibilidades implica mayor eficiencia energética y menor impacto del medio ambiente.
 
 
Diferencias entre energía no renovable y energía renovable
 
Las energías no renovables suponen un 92% del consumo energético total en España. Se extraen de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón o el gas, así como de minerales como el uranio, que produce energía eléctrica.
Las reservas de las no renovables son limitadas y van disminuyendo a medida que se agotan los recursos. Por eso, los costes de explotación son cada vez más elevados. Ello obliga a hacer un consumo más responsable no sólo en el día a día, sino de manera permanente. Existe la necesidad de tomar conciencia de que realmente son recursos que se van a agotar en algún momento.
 
En cambio,  energías renovables, como la energía solar, hidráulica y eólica, proceden de recursos naturales a los que se puede acudir siempre que se necesite. Tienen un impacto ambiental nulo en la emisión de gases de efecto invernadero, como el CO₂. En el año 2008, este tipo de energías representaron el 7,6% del consumo de energía primaria en España. De este porcentaje, el 6,2 % se obtuvo de energías renovables no hidráulicas (biomasa y eólica, fundamentalmente).
 
 
Pásate a la energía solar
 
Te interesará saber que si tu vivienda es de nueva construcción o necesita ser rehabilitada, debe tener un sistema de energía solar para obtención de agua caliente sanitaria (ACS).
 
Así lo recoge el Código Técnico de la Edificación (CTE), que desde 2006 obliga a instalar sistemas de energía solar para la obtención de ACS en todos los edificios de nueva construcción y en  rehabilitación de edificios existentes de cualquier uso en los que exista una demanda de agua caliente sanitaria y/o climatización de piscina cubierta.
Además del CTE, muchos municipios cuentan con ordenanzas municipales relacionadas con el uso de la energía solar térmica en edificios nuevos o rehabilitados.

Al margen de que la Unión Europea se haya fijado como objetivo para el 2020 que el 20% del consumo final bruto sea aportado por energías renovables, la ciudadanía debe conocer los beneficios de las energías renovables para plantearse un cambio.  España tiene un clima propicio para sacar rendimiento a la energía solar en su tres variantes: la fotovoltaica, que produce electricidad; la  térmica, utilizada para el ACS, cocinar y para la calefacción, y la termoeléctrica, que genera electricidad y genera calor. La energía termoeléctrica se utiliza más para uso industrial.
 
Para nuestro país, que no es autosuficiente en lo que respecta a energía, tener fuentes energéticas propias (como es el caso de la energía solar) es incluso estratégico en el sentido de que reduciría la necesidad de importar combustibles fósiles, como el petróleo o el gas.
 
A un nivel particular o comunitario, instalar paneles de energía solar en el tejado supone una serie de ventajas no sólo económicas, sino en términos de mantenimiento y seguridad.  Los paneles son fiables y duraderos: tienen una garantía de 25 años y una vida útil de 35 siempre y cuando tengan el mantenimiento adecuado. Además, no producen deshechos, residuos, ni humos o malos olores en las viviendas o en los espacios comunitarios. Por otro lado, son prácticamente invisibles, por lo que no afectan a la estética de la fachada del edificio ni de la vivienda particular.
 
Adquirir independencia energética supone un ahorro económico indiscutible y, desde el punto de vista ecológico, un ahorro de emisiones contaminantes para el medio ambiente. Existen expertos que aseguran que las energías renovables, entre ellas la energía solar, podrían sustituir las no renovables en España.
 
 
Arriba