Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Caldera, calentador o termo: ¿qué es mejor para tu casa?

Publicado el 27 Junio 2018
Caldera, calentador o termo: ¿qué es mejor para tu casa?

Necesitas agua caliente rápido, sin fallos y pagando lo menos posible. Para conseguirlo es fundamental no equivocarte al elegir sistema. Te contamos cuál es el que más te conviene. 

La calefacción solo se usa en invierno, pero necesitamos agua caliente todo el año y existen tres grandes maneras de conseguirla. Es normal tener dudas entre caldera, calentador y termo, los tres equipamientos más comunes.

Te orientamos para que sepas en qué situaciones está más recomendado cada uno de ellos.

  • Calderas: pueden ser de gas natural o de gasóleo. Sirven tanto para la calefacción como para el agua caliente.
  • Calentadores: pueden ser de gas natural, de butano o de propano. Solo sirven para el agua caliente.
  • Termos: funcionan con electricidad y solo sirven para el agua caliente.

Caldera: si además de agua caliente necesitas calefacción

Si necesitas de agua caliente sanitaria y calefacción, tu mejor opción es una caldera a gas de producción.

Si estás pensando en instalar radiadores o suelo radiante, la caldera también es la mejor solución, ya que te proporcionará agua y calor de forma prácticamente instantánea.

Las calderas más usadas son las de gas natural con tecnología de condensación. Son capaces de aprovechar el calor latente de los gases procedentes de la combustión para conseguir rendimientos superiores al 100% ¿En qué se traduce esto? En que ahorrarás hasta un 30% en tu factura de gas.

Si deseas instalar una caldera en tu hogar recuerda que necesitarás una toma de gas natural y realizar la instalación correspondiente. Si no estás dispuesto a meterte en obras, mejor que optes por otro sistema de calefacción.

Otro aspecto a tener en cuenta es la potencia de la caldera. No necesitas la misma para un piso con un solo baño y una cocina que para un apartamento con varios lavabos, una amplia cocina y muchas habitaciones. Calcula 115 W por metro cuadrado.

Para que te hagas una idea, las potencias más comunes son 23-25 kW, suficientes para una vivienda estándar. Pero si tu casa es muy grande o vives en una zona fría puedes aumentar el margen y optar por los 30-35 kW.

Multiplica los metros de tu casa por 115. El resultado es la potencia que debe tener tu caldera

Calentador: solo para agua y si ya tienes toma de gas

Si tan solo necesitas agua caliente sanitaria, el calentador de gas es una opción recomendable. De tamaño más reducido que las calderas y los termos, pueden calentar toda el agua que entra en el sistema siempre y cuando no se exceda su capacidad.

Es decir: se encarga de calentar el agua fría mediante un circuito de combustión de gas (normalmente gas natural, butano o propano). También existen los calentadores eléctricos, pero no destacan por su eficiencia.

Pero los calentadores no son todopoderosos: tienen un límite de producción que se mide por litros por minuto. Las capacidades más habituales suelen ser 5, 10 o 15 litros por minuto, pero existen modelos con mucha mayor carga. Si quieres saber cuánto necesitas debes tener en cuenta el número de personas que viven en la casa y el número de puntos de consumo (sumando baños, cocinas y electrodomésticos).

Si ya tienes una toma de gas, o si no te importa cambiarte al butano/propano, el calentador es tu opción. Su instalación es muy sencilla y su combustible cuesta menos que la electricidad.   

La clave en un calentador de gas es su límite de producción. Si puede calentar 5, 10, 15 o más litros por minuto

Termo: si no hay toma de gas y/o para segundas viviendas

Si en tu casa no puedes instalar gas, o si se trata de una segunda vivienda, te aconsejamos que consideres la opción del termo eléctrico.  

Su funcionamiento es muy sencillo: acumulan en su interior una cantidad determinada de agua, la calientan y la mantienen a la temperatura que se les indique.

Lo malo es que cuando esta cantidad se termina, no queda otra que esperar a que vuelva a llenarse de agua y calentarla para poder hacer uso de ella. ¿De cuánto tiempo estamos hablando? Depende del modelo y la cantidad, pero podríamos indicar que entre una y tres horas, más o menos.

Por eso es crucial determinar cuánta agua vas a necesitar. De lo contrario acabarás duchándote con agua fría. Información para tus cálculos: en cada ducha estás gastando alrededor de 30 litros de agua.

Así que, si sois dos en el apartamento, necesitarás como mínimo un termo de unos 80 litros. Con cuatro habitantes será mejor optar por uno de 100 litros y, si sois una familia numerosa, uno de 250 litros.

Aparte de su capacidad limitada, su mayor contra es el consumo de electricidad, que resulta más cara que el gas.  Lo bueno es que esto puedes solventarlo con la Tarifa Tempo Happy de Endesa. Tendrás dos horas de electricidad gratis al día. Así podrás programar el calentador para ese intervalo.

Su mayor ventaja es su versatilidad: instalación rápida, limpia y barata, caben en cualquier rincón (tanto horizontal como verticalmente) y apenas necesitan mantenimiento.

En cada ducha gastas unos 30 litros de agua. Este dato es fundamental cuando vayas a elegir un termo