Las 5 actitudes que te definen como derrochador

Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

[literal.accesibilidad.IrAlContenido]
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Las 5 actitudes que te definen como derrochador

Las 5 actitudes que te definen como derrochador

Cinco actitudes que te definen como un derrochador de energía

 

Vas perdiendo kilovatios hora como si el futuro no te importara, pero luego te quejas si en tu factura sube el consumo. ¿Qué esperabas si eres de los de calefacción a tope para ir en ropa interior y tanto aire acondicionado que necesitas jersey?

Ya es tarde para renegar de la vida moderna. La adicción a las últimas tecnologías ha llegado para quedarse. Pero también para ayudarnos a recortar gastos inútiles.

Casi sin darnos cuenta, cada uno de nosotros derrocha alrededor de un 10% de toda la energía que consume. Mírate al espejo: ¿cuánto estás gastando tú? ¿A qué horas? ¿Eres un ciudadano ejemplar? ¿De verdad no puedes hacerlo mejor?

En nuestro Área Privada de Cliente encontrarás respuestas. Solo necesitas teclear tu usuario y contraseña. Y si aún no estás registrado, ¿a qué esperas?

 

Cinco actitudes que te definen como un derrochador de energía

 

1. Calefacción o aire acondicionado como si no hubiera mañana

Al espejo tendrás que mirarte de reojo si eres de los que deja encendida la calefacción o el aire cuando no estás en casa. Total, como la calefacción “solo” supone el 47% y el aire acondicionado el 18,9% del gasto energético de tu hogar…

¿Tiene sentido que en enero andes por casa con ropa de playa? ¿Y acatarrarte en agosto porque tu salón tiene temperaturas noruegas?

Deja de derrochar: pon el termostato a una temperatura racional (unos 20º en invierno para la calefacción, unos 26º en verano el aire). 

2. Das la luz cuando pega el sol

España es uno de los países con más horas de sol al año: sube las persianas, abre las cortinas y sonríe. 

En las habitaciones interiores, enciende la luz solo cuando estés en ellas y apágala al salir. Si la pereza te puede, instala detectores de presencia que encenderán a tu paso y apagarán tras un rato. 

3. El ordenador encendido todo el día

Existe la idea infundada de que el ordenador no gasta demasiado, pero la realidad es tozuda: en esas horas muertas que lo dejas encendido se te va el 1,6% de toda la luz consumida en tu hogar.

Apágalo si vas a estar más de 30 minutos sin usarlo. Dejarlo encendido es un derroche que además recalienta tu máquina y la desgasta a lo tonto. 

4. Pones lavadoras casi vacías

A no ser que tu lavadora sea de carga regulable, haznos un favor a todos (y a ti mismo): llénala entera y ponla a temperaturas moderadas o bajas (casi toda la energía se va en calentar el agua).

Poner una lavadora con unos calcetines y un par de camisetas es un despilfarro con todas las letras. Cambia el chip: úsala solo cuando haga falta y solo en las horas en que te salga barato. ¿Cómo? Con la Tarifa Tempo Happy de Endesa podrás decidir horas de consumo eléctrico a 0 euros el kWh:  

5. Todo enchufado todo el rato

Si eres de los que nunca desenchufa ni la tele ni el microondas... ni la regleta de tus enchufes múltiples, vas por el mal camino. La suma de aparatitos con el piloto rojo encendido equivale a entre el 7% y el 11% del gasto eléctrico total de tu casa.

Aléjate de estos malos hábitos y llama la atención a todo aquel que los practique

Arriba