Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Así ahorran energía las familias españolas

Publicado el 22 agosto 2019

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, cada hogar español gasta al año de media 746 euros en electricidad y 266 euros en gas. ¿Cómo intentan ahorrar?

Existen muchas maneras de gastar energía, y te las hemos contado todas en el proyecto de big data "Tu Energía Cuenta".

Pero además de esta información profunda y detallada, resulta interesante consultar la última Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística. Las conclusiones son claras: el 3,5% de todo lo que gastamos se va en energía.

Detrás de esta estadística se encuentra la realidad de millones de familias con gasto muy diferentes: por el número de miembros, por sus hábitos, sus necesidades o incluso por el lugar donde viven. Eso sí, todos tienen un mismo objetivo, ahorrar en el consumo de energía.

Hacemos un repaso del país eligiendo cinco unidades familiares muy distintas, para ver cuáles son sus costumbres y trucos para conseguir este ahorro.

Cuando vives en una casa rural

Jesús Padín y Rosa Domínguez tienen 56 y 54 años. Viven en las Rías Baixas, muy cerca de la turística Sanxenxo (Pontevedra). Sobre el papel no deberían consumir mucha electricidad, ya que el último de sus dos hijos se casó y abandonó el hogar hace tres años, pero nada más lejos de la realidad.

Jesús y Rosa, tras casi 30 años trabajando en Suiza, decidieron invertir buena parte de lo ahorrado en convertir una propiedad familiar en varios alojamientos rurales. En total, tienen tres apartamentos, a los que se une su propia vivienda.

"Nuestro gasto en luz cambia mucho", nos indica Rosa. "Hay meses, especialmente en invierno, en los que apenas alquilamos ningún apartamento, salvo algún fin de semana. Entonces consumimos muy poca luz, pero en verano, que estamos llenos, nuestro consumo se dispara".

Jesús y Rosa no discriminan entre horas. "No podemos esperar a poner lavadoras o planchar por la noche, lo hacemos a lo largo de cualquier momento del día", por lo que prefieren una tarifa de luz con precio fijo las 24 horas.

Para ellos, el uso eficiente de los electrodomésticos es fundamental. "Las lavadoras siempre llenas", nos indica Jesús, "si el tiempo acompaña no usamos la secadora y tendemos muy bien la ropa de baño y de cama para que el planchado de toallas o sábanas sea más fácil". "La plancha es mucho trabajo y gasto" nos señala también Rosa.

Por eso decidió comprar un centro de planchado "planchar así es más fácil y más barato, eso sí, siempre con la ropa ya completamente seca".

Si el sol es tu fuerza

El problema de la lluvia y la humedad no lo tienen Pablo Rodríguez y Clara Pérez. Viven en una pequeña pedanía de Adra (Almería) junto a su hijo Adrián, de 2 años, y tres perros. Él es profesor en un instituto de Almería y ella trabaja en una cooperativa hortícola en El Ejido como encargada del departamento de ventas.

Ambos son de Madrid, pero desde hace 16 años formaron su hogar en las cálidas costas de Almería. Su casa está apartada, a unos 600 metros de sus vecinos más cercanos y la diseñaron ellos mismos para intentar ser lo más eficiente posible.

"No tenemos calefacción, bajar de los 12-14 grados aquí es complicado aquí, incluso en pleno invierno", señala Clara. "Lo que sí hicimos fue aislar lo mejor posible para mantener la temperatura más adecuada en verano, aunque usamos bastante el aire acondicionado, eso sí, a una temperatura razonable de 22-24 grados".

Ya que viven en la zona de España con más horas de sol al año, aprovecharon para instalar paneles solares. "No nos proporciona toda la luz que necesitamos, pero sí un ahorro importante". Para Clara los hábitos a la hora de comer y cocinar suponen una forma importante de ahorrar. "Utilizamos muchas verduras y frutas frescas, con recetas casi sin elaborar o que sean frías, como salmorejo o gazpacho", señalan ambos. "En verano apenas encendemos la vitrocerámica".

Ahorrar con 6 en casa

Carlos De Tomás e Isabel Gamarra viven con sus cuatro hijos en Becerril de la Sierra, una localidad al pie de la sierra de Madrid donde residen desde hace tres años en una vivienda unifamiliar. "Decidimos buscar un entorno más tranquilo para nuestros hijos, aunque tengamos que ir ambos todos los días cerca de Madrid para trabajar" nos señalan ambos.

En un hogar con tantos miembros es importante ahorrar en todas las partidas, incluida la energía. "Tenemos contratada una tarifa eléctrica nocturna, con discriminación de horario, en electricidad y en gas con todos los servicios de mantenimiento". Después de llegar al trabajo, ayudar con los deberes, baños y cena,… dejamos muchas tareas para la noche, por lo que una tarifa de discriminación es un gran ahorro. "Por la noche o los fines de semana por la mañana es cuando ponemos más lavadoras, secadoras, planchamos y adelantamos muchas comidas que almacenamos en tuppers".

La calefacción es otra partida importante en los fríos inviernos de la sierra "Por la mañana a diario nos vamos todos, al trabajo o al colegio, pero a partir de las 17:00 de la tarde empezamos a llenar la casa y es importante que una hora antes comience a calentarse". "Otro gasto importante es la conservación de alimentos, no podemos comprar a diario, hacemos dos o tres grandes compras al mes", por eso, además de un frigorífico de gran tamaño tienen dos arcones congeladores. "Como su uso es continuo compramos aquellos de calificación más eficiente, de menor consumo".

Otro frente de batalla es la iluminación. "Especialmente nuestros hijos gemelos, de cinco años, van dejando un rastro de luz por donde pasan, aunque sea de día, no las apagan nunca". Por ello invertir en los sistemas de iluminación LED más eficientes fue para ellos una "gran idea". Con sus dos hijas mayores, de 14 y 11 años su lucha por el ahorro es distinta. "Se dejan siempre todo enchufado, especialmente los cargadores de los móviles". Para evitar el consumo fantasma obligan a que antes de salir para el colegio u otras actividades repasen que no dejan nada enchufado.

Una bombilla LED dura aproximadamente 50.000 horas, frente a las 1.000 escasas de las tradicionales bombillas incandescentes.

La economía single

Los problemas de Joan Carles son completamente distintos. Vive solo y en el centro de una gran ciudad como es Barcelona, en una de las zonas más de moda. Joan Carles trabaja para una multinacional del acero y viaja mucho. "Hay meses que estoy más viajando que en casa", por lo que su fórmula de ahorro es la que más se adapte a su flexibilidad.

"Mis electrodomésticos están muy adaptados al consumo de una persona que vive solo". A pesar de esto señala como, por ejemplo: "aunque mi lavavajillas sea muy pequeño a veces tardo 3-4 días en llenarlo, eso sí, muy pocas veces lo uso a media carga".

"Donde desperdiciaba mucha energía era en calefacción", nos indica. "Programaba la calefacción, que en mi caso es eléctrica, y si me quedaba con unos amigos a tomar algo después del trabajo había gastado dinero para nada". Para solucionarlo, "he puesto un termostato inalámbrico, y solo la enciendo con el móvil cuando ya voy camino de casa". También opta por vigilar el consumo de luz cuando pasa largas temporadas fuera de casa. "Si me voy varios días apago el termo del agua caliente: puedo esperar un par de horas para ducharme perfectamente cuando regrese".

Cada hogar tiene un potencial de ahorro totalmente distinto según sus circunstancias.

Cuando tu casa es tu oficina

Marta y Sandra son la antítesis de Joan Carles. Pasan muchas horas en su casa, porque además de hogar es su lugar de trabajo. Sandra es de Madrid y Marta de Mérida, ambas se conocieron estudiando arquitectura en Madrid, pero decidieron instalarse en Extremadura, en una antigua casa que ellas mismas rehabilitaron y que dejaron un área como estudio de arquitectura.

"No solo pasamos muchas horas, consumimos mucha energía durante ese tiempo”. “Ordenadores, luz, climatizar nuestro área de trabajo…". Con un uso tan intensivo, no discriminan tarifa, "preferimos la tranquilidad de pagar siempre el mismo precio a cualquier hora".

En su área de trabajo, la forma de ahorrar, además de tener iluminación LED es procurar dejar todo siempre apagado. "Tenemos regletas que desconectan los ordenadores, pantallas, digitalizadoras o flexos cuando acabamos de trabajar". En climatización, "nuestro gasto principal es en invierno, por lo que elegimos una tarifa de gas sin sorpresas en el precio. En verano al ser una casa antigua con muros muy gruesos mantiene muy bien la temperatura". "En comida tenemos hábitos muy sanos, compramos muchos alimentos frescos, apenas usamos el congelador y tampoco la cocina".

Ellas, que ya se han encargado de varios proyectos de casas energéticamente eficiente, para todo tipo de familias, nos recalcan que cada vez son más los que se preocupan por el ahorro.

En España cada hogar gasta, de media, 746 euros en electricidad y 266 euros en gas natural.