Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Cómo se produce la energía eléctrica (parte 4)

Publicado el 05 Febrero 2018
Cómo se genera la energía

Tras descubrir cómo se producen energía eólica y energía solar, ahora nos centramos en otras 3 fuentes renovables: la hidráulica, la geotérmica y la mareomotriz.

Para el último capítulo de nuestra serie sobre cómo se produce la electricidad queremos profundizar en tres fuentes de energía limpias y renovables.

Una de ellas se basa en el calor que desprende el interior de la tierra, otra es posible gracias a las olas y la tercera es tan vieja como los molinos de agua. 

Be water: energía hidráulica

Un estudio de la NASA afirma que el origen de la vida podría estar en la electricidad generada de forma natural en los fondos marinos hace 4.000 millones de años. Agua y movimiento son fuente de vida y, por lo tanto, fuente de energía.

Nuestros ancestros ya lo sabían, y utilizaban la corriente del río para mover grandes molinos. La sofisticación de esos molinos tuvo como resultado las centrales hidroeléctricas.Una presa bloquea el río con un muro de hormigón, inundando la zona que rodea el recinto y creando un lago artificial. El agua retenida alberga en su interior un enorme potencial energético.

El agua es una de las fuerzas de la naturaleza más potentes y poderosas. Ese torrente puede convertirse en energía cinética (la energía de un objeto en movimiento). Utilizando la fuerza de gravedad, el agua cae hacia abajo a lo largo de una serie de grandes tubos llamados conductos de presión. De esta forma, hace girar a gran velocidad las hélices de unas turbinas.

Estos aparatos alimentan con su energía mecánica los generadores eléctricos de la central. Un transformador aumenta la potencia de la electricidad y la traspasa a la red eléctrica que acaba abasteciendo tu tele o lavadora. 

¿Qué ocurre con todo el agua que pasó por las turbinas? Nada, es evacuada y sigue su curso a lo largo de los ríos, que van a dar en la mar. 

Como una ola: energía mareomotriz

Una variante de la energía hidráulica es la no tan conocida energía mareomotriz.

Este sistema utiliza el movimiento vertical del agua marina producido por la fuerza gravitatoria que ejercen sobre ella la Luna y el Sol. El flujo y reflujo de la marea genera energía mareomotriz. 

Actualmente existen tres tipos de energía mareomotriz:

  • Presas de marea: construidas en las desembocaduras de los ríos, se parecen mucho a las presas hidroeléctricas. Aprovechan la energía potencial que surge con la diferencia de altura entre las mareas altas y las mareas bajas. Aunque generan grandes cantidades de energía, construirlas y mantenerlas cuesta mucho dinero. 
  • Generador de corriente de marea: las corrientes hacen girar una sucesión de turbinas axiales, parecidas a los molinos de viento, que generan energía mecánica. Es el método más sencillo, más barato y que menos impacto provoca en la naturaleza. Al no requerir la construcción de una presa, no altera el ecosistema marino.
  • Energía mareomotriz dinámica: este método es tan solo una teoría, ya que jamás se ha aplicado. Combinaría los dos procedimientos antes mencionados. Para ello se construirían presas fuera de la costa y más adentradas en el mar creando una estructura en forma de T que, a un lado, contendría la fuerza de las mareas altas y, en el otro lado, la energía de las mareas bajas.

La energía mareomotriz proviene del movimiento de aguas provocado por el ciclo marea alta/marea baja

El calor del subsuelo: energía geotérmica

Salimos del agua y pisamos tierra firme para analizar la energía geotérmica, un sistema que usa el calor almacenado en la tierra, ya sea en rocas y/o aguas termales.

La energía calórica contenida bajo nuestros pies es gigantesca. Basta excavar unos 10 metros de profundidad para encontrar temperaturas de aproximadamente 17ºC durante todo el año, debido a la inercia térmica del suelo.

Para conseguir esa energía se utilizan unas bombas de calor geotérmicas que extraen o ceden calor a la tierra, dependiendo de si se desea caldear el ambiente, refrigerarlo o conseguir agua caliente. 

Una de las técnicas más precisas es la inyección de agua líquida en la zona interior terrestre para que eleve su temperatura: el agua se convierte en vapor y regresa a la central llena de energía y preparada para ser transformada en electricidad.

La aplicación de esta energía depende de las características de cada fuente:

  • Los recursos de alta temperatura (más de 150ºC) se aprovechan para generar luz.
  • Por debajo de los 100ºC se emplean para suministrar electricidad a los sistemas de calefacción/aire acondicionado.
  • Con temperaturas muy bajas (menos de 30ºC) su uso va directamente para agua caliente.

Basta excavar unos 10 metros para encontrar temperaturas estables de 17ºC durante todo el año