Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Cómo limpiar y poner a punto el aire acondicionado

Publicado el 20 Junio 2018
Image-1500556769961

El calor llega de golpe y sorprende a los que no se habían preparado. Piénsalo bien antes de encender ese aparato de aire acondicionado que ha acumulado suciedad y bacterias durante todo el invierno. 

Muchos aparatos de aire acondicionado se pasan varios meses cogiendo polvo. Todos se olvidan de su existencia. Pero un día las temperaturas vuelven a subir y hace falta encontrar el mando.

En ese momento es cuando recuerdas que ni lo has limpiado ni lo has puesto a punto, pero necesitas que se ponga a funcionar cuanto antes. ¿Qué vas a hacer?

Aunque no lo creas se puede sobrevivir al verano sin aire acondicionado. Pero ya que tienes un aparato en casa, lo que te conviene es limpiarlo y ponerlo a punto.

Estas son las principales ventajas de limpiar y poner a punto tu aire acondicionado:

  • El aire que expulsará tu aparato será más puro, libre de suciedad y bacterias. Este punto es crucial para quien tiene problemas respiratorios.
  • Mejorará la eficiencia energética: para enfriar lo mismo, gastará menos energía (y tú pagarás menos en la factura).
  • Se reducirá la probabilidad de averías y el aparato durará más.
  • Evitarás los malos olores al encenderlo.

¿Cada cuánto hay que limpiar el aire acondicionado?

Lo más normal es limpiar tu equipo de aire acondicionado antes y después de su uso prolongado. Es decir: al principio y al final del verano. Pero si tu aire acondicionado cuenta con bomba de calor deberías limpiarlo también al empezar y terminar el invierno.

Por supuesto que puedes pagar a alguien para que lo haga. Pero también puedes ponerte tú mismo. No es complicado y no debería llevarte más de 30 minutos.

Recuerda que si tu instalación de aire acondicionado tiene más de 5 kW de potencia el mantenimiento tiene que realizarlo un profesional autorizado para así respetar el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios.

Cómo limpiar tu aire acondicionado en media hora

infografía cómo limpiar tu aire acondicionado

 

Antes de hacer nada, respeta esta regla: no enciendas tu aire acondicionado si lleva meses apagado. Si lo haces, aunque sea unos pocos segundos, lo único que conseguirás es rociar con suciedad y bacterias la habitación.

1. Limpiar los filtros

La misión del filtro es asegurar la calidad del aire que respiras recogiendo los ácaros, las bacterias y los virus.

Para limpiarlo abre la tapa del split inferior, saca el portafiltros y pasa una aspiradora suavemente. Si lo ves muy sucio puedes sumergirlo en agua fría. ¡Nunca caliente! Podrías dañarlo. Puedes, incluso, cepillarlo con jabón antibacteriano y aclararlo con abundante agua.

Pon a secar el filtro en una zona donde no haya luz solar directa ni otra fuente de calor. Recuerda limpiar a fondo los tubos que se encuentran en el split detrás del filtro. Esto eliminará las bacterias.

Déjalo un rato abierto para que se seque. Después de unas cuantas horas vuelve a colocar todo en su sitio.

2. Limpia el split interior

Con un poco de agua con jabón limpia con cuidado el split, concentrándote sobre todo en las rejillas, un lugar donde se acumula mucha suciedad.

Cuando hayas terminado, seca la zona con un paño limpio.

3. Comprueba la unidad exterior

Este paso es mejor que lo haga un profesional, pero si eres un manitas tú también puedes.

Verifica que tanto las entradas de aire como el tubo de desagüe no se encuentren obstruidas. También es conveniente limpiar con un cepillo o con aire a presión la batería de intercambio para su buen funcionamiento.

4. Examina el gas refrigerante

Inspecciona tu carga de gas refrigerante para cerciorarte de que no existen pérdidas. Si tu aparato requiere de muchas cargas de gas durante un solo verano significa que tienes una fuga.

Búscala y repárala. Si no sabes cómo hacerlo (que será lo más normal) contacta con un profesional.

5. Usa tu aire acondicionado de forma responsable

Una temperatura alrededor de 25 grados es más que suficiente para conseguir un ambiente confortable.

Si tienes una tarifa inteligente como la Tempo Happy de Endesa enciéndelo solo en las horas en las que has elegido no pagar por la luz.

No cambies constantemente la temperatura, ya que eso producirá un mayor consumo eléctrico. Y cuando vayas a despedirte de tu sistema hasta la próxima temporada, cúbrelo con un protector.

Ahora solo tienes que acordarte de apagarlo. Porque sé sincero, ¿cuántas veces te has ido a la cama con el aire acondicionado encendido? Sé responsable: no gastes más de la cuenta.