Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

El consumo fantasma te cuesta 5 euros al mes

Publicado el 9 abril 2019

La gran mayoría de aparatos eléctricos sigue consumiendo energía cuando están apagados o en stand-by. Este “consumo fantasma” depende de muchos factores, pero puede rondar los 400 kWh al año y es como tirar tu dinero a la basura.

Hay varias maneras de llamarlo. Consumo fantasma, consumo en stand-by, derroche silencioso… Sea como sea, se trata de electricidad que estás consumiendo (y pagando) sin necesitarla.

Son cosas que te dejan encendidas, aunque no te des cuenta. ¿Cómo es posible? Por 2 grandes razones:

1. El pilotito rojo en ON: en estos casos sabes perfectamente que ese aparato está un poco encendido, ya que de lo contrario esa luz (normalmente roja) no se quedaría brillando. Este es el modo de espera o stand-by, diseñado para hacerte la vida más cómoda. El ejemplo más claro es la televisión: en lugar de levantarte y apagar del todo la tele con el interruptor manual, lo que haces es apagarla a distancia con el mando y permitir que se quede en stand-by. Lo que probablemente no sabes es que al dejarla así la energía que consume es prácticamente la misma que si estuviese funcionando con normalidad.

2. El transformador interno: la mayoría de aparatos que se enchufan a una corriente eléctrica incorpora un transformador interno que genera un consumo incluso cuando esos aparatos están en OFF. Muchos no tienen ningún piloto que indique que están en stand-by. Simplemente siguen consumiendo mientras están enchufados, sin comunicártelo de ninguna manera. El cargador del móvil es el mejor ejemplo: te lo dejas enchufado y sin ningún teléfono conectado a él, pero su transformador sigue gastando electricidad (de hecho, si lo tocas comprobarás que está caliente).

La mayoría de aparatos siguen gastando electricidad mientras están enchufados y ni tan siquiera cuentan con un piloto que te indique que están en stand-by.

Los aparatos que más consumen en stand-by

Es complicado estimar el consumo en stand-by, ya que depende fuertemente del modelo de electrodoméstico utilizado y su eficiencia energética, pero se pueden calcular medias aproximadas.

No te pedimos que te vuelvas loco. Lo único que hacemos es destacar aquellos aparatos que más consumo fantasma te están generando y que convendría apagar del todo siempre que no los estés utilizando.

Decodificadores TV

Es uno de los elementos de tu hogar que más consumen en stand-by, particularmente si cuentan con un sistema de grabación mediante disco duro.

Pueden llegar a consumir entre 41 y 64 kWh al año. Esto supone un gasto anual en tu factura de aproximadamente 7 – 10 euros.

El ordenador portátil

Es uno de los aparatos electrónicos que con más frecuencia dejamos enchufado. Hay quien lo tiene perpetuamente conectado a la corriente… por si acaso.

Un portátil absolutamente apagado consume, por el mero hecho de seguir enchufado, alrededor de 35 kWh al año, lo que en tu factura puede llegar a convertirse en 6 euros.

La minicadena

Con los equipos de música pasa algo similar a lo que sucede con el ordenador portátil. El consumo ronda los 53 kWh y afectará a tus bolsillo en alrededor de 9 euros al año.

El televisor

Como decíamos más arriba, es un clásico tener la tele en stand-by durante toda su vida útil. Un monitor CTR de 32 pulgadas llega a gastar en stand-by unos 53kWh anuales (más o menos 9 euros), mientras que un monitor LED de 37 pulgadas reduce este consumo a 18 kWh anuales (menos de 3 euros).

Una televisión de plasma de 42 pulgadas tiene un consumo fantasma de 26 kWh al año, que en tu factura se traducen en aproximadamente 4,5 euros.

Ten en cuenta que gastan más los monitores antiguos de proyección trasera que los actuales de pantalla plana.

El microondas

Este electrodoméstico tiene un consumo fantasma que alcanza los 35 kWh al año. Por eso tienes que tener mucho ojo para dejarlo apagado cuando no lo estés utilizando, ya que podrías ahorrarte hasta 6 euros anuales.

Cuánto te cuesta el consumo fantasma

Es complicado estimar el coste en tu factura del consumo fantasma, ya que el precio del kWh depende absolutamente de tu tarifa eléctrica, pero podemos calcular medias inspiradas en la realidad del mercado.

Si nos ponemos a sumar, solo con los aparatos anteriores, presentes en la inmensa mayoría de casas, nos sale una cifra aproximada 377 kWh. Apagándolos podrías ahorrar hasta 64 euros al año, es decir, algo más de 5 euros al mes.

Y eso que la lista anterior podríamos ampliarla e incluir los teléfonos inalámbricos (alrededor de 6 euros al año), la cafetera (7,45 euros anuales) o las consolas de videojuegos (prácticamente 6 euros al año). Curiosamente, de todo lo que tienes por casa son los cargadores de móvil lo que menos gasta en modo fantasma. Aun así, deberías desenchufarlos si no los estás usando, aunque solo sea por una cuestión de seguridad.

Pese a los rumores, los cargadores de móvil apenas consumen electricidad en modo stand-by.

Qué hacer para evitar el consumo fantasma

Cortar de raíz con el consumo en stand-by es tremendamente sencillo. Solo tienes que seguir los siguientes tres consejos y empezar a pensar en qué te vas a gastar esos 5 euros al mes que vas a ahorrar todos los meses:

  • 1. Desenchufa el aparato: no vale apagarlo, si sigue enchufado a la red puede seguir consumiendo.
  • 2. Desenchufa la fuente de alimentación: a veces, como por ejemplo en los portátiles, el aparato puede ir por un lado y su fuente de alimentación por otro. Si desenchufas el ordenador pero dejas su transformador enchufado… no has hecho nada.
  • 3. Pon una regleta con interruptor en tu vida: una o varias, todas las que hagan falta. En lugar de ir desenchufando aparatos uno por uno, lo tendrás fácil para desconectarlos todos a la vez cada vez que salgas de casa o te vayas a dormir.

El consumo fantasma o en stand-by te puede estar costando unos 64 euros al año. En lugar de tirar ese dinero, acuérdate de desenchufar lo que no usas.