Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

¿Cuántos euros cuesta darte una ducha?

Publicado el 6 mayo 2019

¿Cuánto dinero te cuesta cada ducha que te das? ¿Qué gasto generas al poner el microondas? Tu vida se asienta sobre actividades sencillas en las que consumes energía, y todas tienen impacto sobre tu bolsillo.

La rutina se construye juntando un sinfín de pequeñas acciones que haces casi con los ojos cerrados. Levantarte, asearte, comer, lavar la ropa… Incluso para relajarte necesitas hacer algo.

Aparentemente, en ninguna de estas situaciones estás comprando. No estás en una tienda, no ves al vendedor ni tampoco identificas claramente el producto. Y lo que es más importante: no ves el precio. Pero en realidad la mayoría de estas actividades te cuestan dinero.

¿Cuánto dinero? No es fácil calcularlo, ya que depende de muchísimos factores, entre ellos el precio que estás pagando por la energía.

Hemos intentado calcular aproximadamente lo que te cuesta la rutina. Para hacer todas estas estimaciones, hemos tomado una serie de costes medios e incluido el impuesto eléctrico, el alquiler del equipo de medida y el IVA (21%). No obstante, este precio dependerá de la tarifa que tengas contratada.

Una ducha: 15 céntimos

Si tienes un calentador eléctrico, una ducha de 10 minutos puede salirte por alrededor de 0,15 euros. Como referencia hemos tomado la potencia media (4,4 kW) de este tipo de calentadores.

Sin embargo, cada vez que te duches no debes pensar en que estás gastando. En realidad estás ahorrando, ya que una ducha te sale más barata (y más responsable con el medio ambiente) que llenar la bañera.

Recuerda regular la temperatura del agua entre los 30ºC y los 35ºC para encontrar el perfecto equilibrio entre ducha agradable y factura bajo control.

Secarte el pelo: 2 céntimos

Si te cuesta mucho lucir cabellera (que se lo pregunten a los calvos) échale la culpa al peluquero o al precio del champú, ya que mantenerlo seco es una de las rutinas más baratas de tu vida.

Si tardamos unos 15 minutos en secarnos la cabellera utilizando un secador de potencia medio-baja (2,2 kW) gastaremos en electricidad alrededor de 0,02 euros.

Afeitarte la barba: 13 céntimos

Un afeitado de 10 minutos con una maquinilla de 4 kW te va a costar aproximadamente 0,13 euros.

En cuanto al afeitado con cuchilla, su precio es todo un misterio ya que depende absolutamente de cuánto tiempo tardes, si tienes el grifo siempre corriendo o lo vas cerrando, y sobre todo cuánto de caliente necesitas el agua.

Una ducha diaria de unos 15 minutos te cuesta alrededor de 1 euro a la semana si tienes calentador eléctrico.

Ver tu serie favorita en la tele: 13 céntimos

Tienes una televisión LED de 40’ y tu serie dura unos 50 minutos. ¿Sabes cuánto te cuesta ver tu serie favorita? 0,13 euros.

Te recordamos que tener el televisor en stand-by supone un consumo. Y también, que tener centralizado en una regleta el televisor y otros pequeños electrodomésticos asociados (decodificador, altavoces, etc) te facilita bastante la vida a la hora de apagarlos y evitar ese consumo fantasma.

Hacer la colada: 40 céntimos

El coste de lavar la ropa depende en enorme medida del programa de lavado que elijas. Pero si tomamos como referencia una lavadora de 2 kW de potencia y un programa ecológicamente responsable de 1 hora de duración, el coste estimado de hacer la colada es de 0,40 euros.

Cuanto más alta sea la temperatura del agua, mayor será el consumo. De hecho, calentar el agua es la función que más energía consume de todo el programa de lavado (alrededor del 85%). El centrifugado también supone un gasto extra de electricidad. Conociendo estos datos no te extrañará saber que la lavadora es el tercer electrodoméstico de tu casa que más consume. Casi todas las viviendas españolas tienen una, y se usa normalmente unas 3-5 veces por semana.

Para ahorrar en esta partida de gastos, lo que te recomendamos es una lavadora con el etiquetado energético más eficiente del mercado. También es recomendable cargar al máximo cada lavado, es decir, llenar el tambor con toda la ropa que quepa. Si no tienes ropa sucia suficiente, opta por un programa de media carga.

También te aconsejamos usar todos los programas en frío que puedas, a no ser que la ropa esté especialmente sucia.

Lavar los platos: medio euro

En este caso elegimos un lavavajillas de 2 kW. Al igual que con la lavadora, la temperatura del agua (90% del consumo se va en calentarla) y la duración del programa son los factores decisivos para estimar el coste en tu factura.

Eligiendo un programa ecológicamente responsable de 1 hora y 15 minutos, obtendríamos una factura de 0,5€.

Hay estudios que ponen en duda la eficiencia de este electrodoméstico, ya que en algunos casos se llega a ahorrar dinero lavando los platos a mano. No obstante, aquellos lavavajillas con el etiquetado energético más eficiente sí que implican un ahorro frente al lavado a mano.

Tenemos 3 consejos para cada vez que uses el lavavajillas:

  • Si antes de ponerlo quieres retirar restos de comida en el fregadero, hazlo con agua fría.
  • Enciéndelo solo cuando lo hayas llenado de platos, vasos, cubiertos…
  • Elige siempre los programas ECO o aquellos con menor temperatura.

Si pones dos lavavajillas al día, te estás dejando 7 euros a la semana en dejar los platos limpios.

Un pollo asado: 51 céntimos

En un horno eléctrico de tamaño medio y potencia de 1,7 kW, precalentar durante 15 minutos, como recomiendan los mejores chefs, y luego cocinar un pollo bien doradito durante 1 hora y 15 minutos te cuesta un total de 0,51 euros.

Mientras el pollo se hace, te damos unos consejos para arañar unos céntimos en tu menú:

  • Elige un horno con el etiquetado energético más eficiente.
  • No abras la puerta durante el horneado.
  • Aprovecha el calor y coloca más alimentos para que se cocinen a la vez (¿qué tal unas manzanas asadas y unas patatas para acompañar el pollo?).
  • Apaga el horno antes de tiempo, ya que tu comida terminará de hacerse con el calor residual.

Cocinar unas lentejas en tu olla rápida: 20 céntimos

Un buen plato de legumbres tiene un tiempo de cocción en la olla rápida de unos 50 minutos. Si usas una vitrocerámica de 1,2 kW de potencia, solo te costará unos 0,2 euros.

Ten en cuenta que las baterías de cocina con grueso difusor optimizan el reparto del calor y aumentan la eficiencia. Además, cubrir ollas, cazos y sartenes hace que se mantenga el calor.

Una infusión en el microondas: 10 céntimos

Abrir tu microondas, introducir una taza con agua y calentarla durante dos minutos te costará 0,1 euros.

Se da la circunstancia de que usar el horno microondas en lugar del horno de toda la vida supone un ahorro energético de entre el 60% y el 70%. Busca alguna receta para microondas y prueba.

Cómo conseguir que la rutina te salga gratis

Tal y como te hemos dicho, todos estos cálculos saltan por los aires si tienes una tarifa muy cara o muy barata. ¿Y si tienes una tarifa con horas gratis?

Existen tarifas que te permiten elegir horas en las que pagas 0 euros por cada kWh consumido. Imagínate poder elegir las horas en las que estás duchándote, viendo tu serie favorita, poniendo la lavadora… Si lo piensas bien, sueles concentrar esas actividades en determinados momentos del día o de la semana.

La Tarifa Tempo Happy de Endesa te ofrece 3 modalidades para que tu vida cotidiana sea invisible en tu factura:

  • 1. Elige dos horas consecutivas todos los días.
  • 2. Elige un día a la semana.
  • 3. Elige las 50 horas de mayor consumo del mes.

Elijas la opción Happy que elijas, durante esos periodos tu consumo de electricidad no te costará nada.