Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Discriminación horaria: qué es y cómo aprovecharla

Publicado el 7 septiembre 2018

Image-1400022623652

Con el precio de la energía existe una regla general: es más barata cuando menos demanda hay (por ejemplo: por la noche). Pero esta regla tiene matices cuando hablamos de tu factura.

En el pasado reciente, la discriminación horaria era un concepto muy vinculado a la tarifa regulada (PVPC)*. Es fácil de explicar: la luz sale más barata en las llamadas horas valle y más cara en las horas punta.

*Por si no lo recuerdas, en este contenido te explicamos la diferencia entre el mercado libre y el mercado regulado. En resumen: en el regulado solo hay una tarifa (PVPC), que puede contratarse con o sin discriminación horaria. En el mercado libre existe una inmensa variedad de tarifas.

Con la instalación masiva de los contadores inteligentes, empezó a ser posible conocer el detalle del consumo prácticamente en tiempo real. Saber cuántos kWh se gastan en cada casa durante cada hora de cada día. Y entonces la idea de la discriminación horaria se extendió a todo tipo de tarifas.

Lo que empezó llamándose discriminación horaria y teniendo un rango estricto de horas baratas (valle) y caras (punta), ahora es mucho más flexible.

¿A qué hora es más barata la luz?

Estás familiarizado con los precios de los vuelos y sabes que salen más baratos cuando viajas en temporada baja que cuando necesitas volar en pleno agosto o en navidades. Pero con la electricidad, ¿cómo funciona? ¿Cuándo te conviene gastar más luz?

La respuesta a esta pregunta depende de la tarifa que tengas contratada. Repasemos: puedes estar en el mercado libre o en el mercado regulado.

Si estás en el mercado regulado

Tu tarifa se llama PVPC y el precio del kWh varía constantemente. Es imposible saber a qué precio pagarás el kWh la semana que viene, pero con esta herramienta puedes consultar el precio que pagarás mañana y el que has estado pagando en los días y semanas anteriores.

En la tarifa PVPC puedes elegir si quieres o no quieres discriminación horaria. Los precios serán variables en cualquier caso, pero con la discriminación horaria siempre habrá unas horas más baratas (las horas valle: de 22.00 a 12.00 en invierno; de 23.00 a 13.00 en verano) y unas horas más caras (las horas punta: de 12.00 a 22.00 en invierno; de 13.00 a 23.00 en verano).

Si estás en el mercado libre

En el mercado libre existen todo tipo de tarifas. Algunas, como por ejemplo One Luz, tienen el mismo precio durante todas las horas del día. Otras, como la Tempo Siempre Ganas, siguen la misma lógica y horarios que las de discriminación horaria, con horas valle y horas punta.

Pero la gran novedad son las tarifas que te permiten elegir a ti. La Tarifa Tempo Happy, por ejemplo, tiene un precio para todas las horas del día pero te permite elegir unas horas Happy en las que el consumo de luz te sale gratis. Puedes elegir 2 horas consecutivas cada día o bien 1 día entero a la semana en el que pagarás 0 euros por cada kWh.

¿Te conviene la discriminación horaria?

Las tarifas con diferentes precios según la hora suponen una gran alternativa a las ofertas que tienen un precio único para todo el día. Pero para aprovechar sus ventajas, es importante concentrar los picos de consumo en las horas baratas.

Cada uno es como es y para mucha gente es complicado adaptarse al horario estricto de la discriminación horaria. Por eso es una buena noticia que existan tarifas “a la carta” en las que tú decides cuáles son las horas baratas.

Para aprovechar este tipo de tarifas al máximo hay que concentrar ciertas actividades en ciertos momentos. Por ejemplo: estilos de vida en los que el grueso de lavadoras, lavavajillas, horno eléctrico… suelen ponerse a una hora o día determinado (por ejemplo: todos los días al volver del trabajo o los domingos a lo largo del día).

Sin embargo, esta opción no puede ser la mejor para todo el mundo. Siempre habrá quien prefiera un precio estable sin importar ni el día ni la hora. Eres libre de elegir y puedes cambiar de tarifa (y de horas baratas) siempre que quieras.

Si concentras tu consumo de luz en algunas horas o días, te conviene una tarifa hecha a tu medida