Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

La domótica no es el futuro, es el presente

Publicado el 28 febrero 2019

Cambiar de canal con el móvil, que nos llegue una notificación al smartphone cuando nos hemos dejado la nevera abierta o poder encender la calefacción antes de llegar a casa. Nada de esto es ciencia ficción.

¿Qué es la domótica?

La palabra domótica se ha formado a partir del latín domus (casa), añadiéndole el sufijo “tica” de automática. 

Según la Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM) la domótica es “el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda, que permiten una gestión eficiente del uso de la energía y que aportan seguridad y confort, además de comunicación entre el usuario y el sistema”.

Dicho con otras palabras: menos trabajar para tu casa y más que tu casa trabaje para ti.

¿Cómo te va ayudar la domótica? 

La clave es usar mejor los recursos. La iluminación de tu casa, la climatización, el agua caliente, cada uno de los electrodomésticos… Al final todas estas cosas te cuestan dinero bajo la forma de facturas de la luz y del gas. ¿Qué puedes hacer para disfrutar lo mismo y pagar menos? Ser eficiente.

Aquí es donde interviene la tecnología: por ejemplo, programar lavadora y lavavajillas para que se enciendan en las horas en que la luz es más barata (o incluso en las horas en las que la luz es gratis).

Además del ahorro y la eficiencia, la domótica te puede servir para controlar tu hogar desde la distancia (por ejemplo si te vas de vacaciones). Pueden simular movimiento, encendiendo y apagando de forma aleatoria las luces y electrodomésticos.

El mensaje último de la domótica es sencillo: que tu casa siempre trabaje para ti y que nunca sea al revés.

La domótica también hace de nuestro hogar un lugar accesible. Así, cualquier persona, independientemente de su grado de capacidad, podrá utilizar cualquiera de los dispositivos conectados.

Por último, y como base de todo sistema domótico, destaca la comunicación. La conexión entre el usuario y los dispositivos conectados nos habilita para controlar la vivienda. Si por ejemplo usas un asistente virtual por voz, solo tendrás que abrir la boca para tomar el control de tu energía:

¿Cuánto cuesta la domótica?

No es posible fijar un precio para una solución domótica que dote de inteligencia a tu casa. Todo dependerá de hasta dónde quieres llegar y de cuál es tu situación actual. Actualmente existe una enorme variedad de marcas compitiendo por posicionarse en este ámbito, por lo que las ofertas están a la orden del día.

Si pensamos en una casa con 8 elementos inteligentes (luces, termostatos, cerraduras…) estaríamos hablando de entre 250 y 1.800 euros, dependiendo de la gama y prestaciones de los gadgets. Esto sería sin tener en cuenta el precio del asistente virtual que eligiésemos, y sin desembolsar cantidades más altas por electrodomésticos inteligentes (como el frigorífico que se conecta a Internet y te avisa cuando se acaba la leche).

En los asistentes virtuales son Google y Alexa quienes están liderando la tecnología. Tu Área Privada de endesaclientes es compatible con ambos, por lo que ambos podrán informarte sobre tus facturas y contratos.

Apple no ha querido quedarse fuera de la carrera y ha lanzado su HomeKit, donde se integran fácilmente dispositivos iOS. Samsung, por su parte, ha creado Samsung Smart Things, integrado en el hub Samsung Connect Home. La marca LG cuenta con su LGSmartThinQ.

Los precios de cualquiera de estos asistentes oscilan entre 90 y 300 euros, siempre en función de la gama y prestaciones.

Un detalle importante a tener en cuenta es la compatibilidad de los electrodomésticos. A partir de ahora cuando vayas a comprar una lavadora o una televisión, tendrás que revisar lo mismo de siempre (por ejemplo: su etiqueta energética) y además la posibilidad de que se conecte con tu sistema domótico.

Tu casa puede volverse inteligente con un desembolso de entre 340 y 2.100 euros según tus ambiciones.