Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Cómo se produce la energía eléctrica (Parte 2)

Publicado el 5 marzo 2019

No se puede vivir del aire... ¿o sí? La energía éolica es una de las formas más limpias de conseguir electricidad. Te explicamos de qué manera el viento se transforma en electricidad para tu casa. 

El viento es una de las fuerzas de la Naturaleza y el ser humano la ha utilizado en su beneficio desde tiempos inmemoriales. Era el motor que utilizaban los barcos para llegar a nuevos puertos y lo que hacia rotar las aspas de los molinos

No fue hasta los años 80 cuando la energía eólica tomó cierta relevancia como una fuente de electricidad de carácter limpio y renovable

En las últimas décadas, los parques eólicos han aparecido en paisajes de todo el mundo y los aerogeneradores se han convertido en todo un símbolo de sostenibilidad y eficacia. España, junto a Dinamarca y Holanda, es uno de los países con mayor tasa de generación eólica.

¿Cómo se produce la energía eólica?

No es fácil de explicar con pocas palabras, pero lo vamos a intentar: la fuerza que ejerce el viento sobre los molinos de tres hélices crea una energía mecánica que se transfiere a una serie de alambres de cobre, donde se genera, ahora sí, la energía eléctrica.

Y más concretamente, quienes transforman el viento en energía son los llamados aerogeneradores o turbinas eólicas, al articular en su interior un generador eléctrico con sus sistemas de control y de conexión a la red. 

España, junto a Dinamarca y Holanda, es uno de los países con mayor tasa de generación eólica

¿Qué es el viento?

Aunque, pensándolo bien, tal vez hemos ido demasiado rápido y nos hemos saltado una pregunta clave: ¿de dónde sale el viento?

Es algo tan común que ni tan siquiera nos cuestionamos cómo se genera. La mitología griega atribuía al dios Eolo el control de los vientos, pero la ciencia dice que su origen está en los efectos que el Sol tiene sobre nuestro mundo. 

Entre el 1% y el 2% de la radiación solar que absorbe el planeta termina convertida en viento. Esto es debido a que la corteza terrestre transfiere una mayor cantidad de energía solar al aire, haciendo que este se caliente, se vuelva menos denso y se expanda. Al mismo tiempo, el aire más frío y pesado -que proviene de mares, ríos y océanos- se pone en movimiento para ocupar el lugar dejado por el aire caliente.

El viento no es otra cosa que el aire en movimiento. Masas de aire que se van desplazando desde zonas de alta presión atmosférica hacia otras de menor presión a través de velocidades proporcionales a las diferencias de presión entre ambas zonas (a mayor diferencia, más fuerte sopla el viento). 

¿Dónde instalar un parque eólico?

Por norma general, los aerogeneradores se suelen ubicar en zonas cercanas a la costa. Esto se explica por la cantidad de corrientes térmicas que se generan entre el mar y la tierra. También es habitual instalarlos en llanuras continentales y zonas montañosas, donde son frecuentes los vientos de gran velocidad.

Pero una cosa es volar una cometa y otra muy diferente conseguir energía. Para lo segundo necesitamos vientos que soplen entre los 10-14 km/h y los 90 km/h. Si la mayoría de los días nos quedamos cortos (o nos pasamos), ese lugar no es apropiado para un parque eólico. 

Además, existen una serie de requisitos fundamentales para poner en marcha un parque:

  • Más de 2.000 horas de viento al año (equivale a 83 días soplando sin parar). 
  • Es imprescindible respetar la fauna del entorno, estableciendo un paso para aves entre los aerogeneradores.
  • El núcleo urbano más cercano debe estar a más de 1 km de distancia para evitar la contaminación acústica.
  • Está prohibida su instalación en suelos no urbanizables.
  • No puede interferir con las señales electromagnéticas de alrededor, ya que las líneas de televisión, radio o telefonía podrían verse afectadas.

Del cielo a tu casa

El viento sopla,  las aspas de un molino giran a toda potencia... y ya tienes electricidad limpia y pura. Pero ¿cómo llega a tu casa?

Este proceso comienza con un transformador que incrementa esa electricidad más de cuatro veces para después enviarla mediante cables terrestres hasta una subestación eléctrica, donde su potencia vuelve a ser ampliada.

Ahora solo queda mandar toda esa energía hasta tu hogar a través de la red eléctrica convencional.

El futuro de la energía eólica

A pesar de su extendida instalación, la energía eólica sigue siendo una fuente en desarrollo. La más conocida es la energía eólica terrestre, pero hay que tener en cuenta que la superficie del mar es mucho más extensa que la tierra firme.

En los últimos años se ha desarrollado la llamada energía eólica offshore o eólica marina: plataformas de molinos mar adentro.

Estas instalaciones tienen un futuro prometedor. Cuentan con una vida útil más larga que las terrestres y acaban produciendo más energía, ya que mar adentro la velocidad del viento es más constante.

El futuro es para la energía eólica offshore o eólica marina: molinos que se ubican mar adentro

En próximos capítulos de este cursillo, profundizaremos en otras fuentes de energía. ¡No faltes a clase!

Pincha aquí para leer la primera entrega.

Pincha aquí para saberlo todo sobre la energía solar fotovoltaica.

Pincha aquí para descubrir la energía hidráulica, la mareomotriz y la geotérmica.