Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

La factura Endesa explicada a las claras

Publicado el 7 junio 2019

La factura Endesa explicada sin tapujos y con lenguaje sencillo. Fíjate en lo que más te importa: cuánto vas a pagar y por qué lo vas a pagar.

A veces al intentar explicar algo existe el riesgo de enredarse en una introducción larguísima que pierde de vista el horizonte. Por ejemplo al explicar la factura de la luz. Primera cuestión: ¿hay alguien que la entienda de verdad?

El vídeo que te lo explica en un minuto y medio

Los datos básicos de tu factura

En el apartado "Datos de tu factura" encuentras lo primero que hay que saber: el periodo temporal por el que se te está cobrando, cuándo se emitió esta factura y cuándo te la van a cobrar.

También figuran un código que identifica esa factura en concreto (Nº factura) y otro que identifica tu contrato eléctrico (Referencia). Si vas a necesitar hacer gestiones, te conviene tener estos datos a mano.

Aunque lo mejor es dar el salto digital y hacer todas las gestiones desde tu Área Privada. Solo tienes que registrarte en endesaclientes (y si ya estás registrado, entrar en tu Área Privada con tu usuario y contraseña).

El siguiente apartado que encontrarás se llama "Resumen de tu factura". Ahí están las cosas importantes por las que se te va a cobrar.

La potencia contratada

Es el término fijo de tu factura y se mide en kW.

Tómatelo como una especie de cuota que pagas por estar conectado a la red eléctrica. Va a ser igual todos los meses, a no ser que decidas subirla o bajarla. 

A más potencia contratada, más electrodomésticos podrás encender al mismo tiempo... pero más pagarás. Si te quedas corto, "saltarán los plomos" cuando pongas a la vez la lavadora y el horno, por ejemplo. Antes de plantearte cualquier cambio, te recomendamos leer este contenido sobre la potencia eléctrica.

La mayoría de hogares tiene entre 3,3 y 4,6 kW de potencia. Si tienes más de 10 kW, no podrás contratar la tarifa regulada (PVPC) sino únicamente tarifas del mercado libre.

No bajes la potencia sin asegurarte antes de que va a ser suficiente para tu casa.

La energía consumida

Si la potencia es la "cuota fija", este es el término variable. Cuanta más luz gastes, más pagas. ¿Y si no consumes nada porque no estás en casa? Pues no pagas nada... pero ten en cuenta que una casa vacía puede seguir consumiendo energía (el frigorífico, los aparatos en stand-by) a no ser que la apagues completamente.

La electricidad que consumes se mide en kWh. El detalle lo encuentras en otro apartado diferente ("Información del consumo eléctrico"), pero te aconsejamos que mejor lo mires online. Desde tu Área Privada de endesaclientes puedes ver cuántos kWh estás consumiendo cada hora de cada día.

Con la potencia es complicado jugar, pero con tu consumo puedes hacer virguerías. Como por ejemplo contratar una tarifa que se adapte a tu rutina.

Impuestos y otros gastos

Lo importante es la potencia y el consumo, pero existen otros gastos que te van a llegar todos los meses:

  • Impuesto de la electricidad: es un impuesto especial del 5,11% sobre la potencia y sobre el consumo. Se lo queda el Estado para apostar por energías alternativas.
  • Alquiler del contador: el contador eléctrico es propiedad de la distribuidora, que te lo alquila por una pequeña suma mensual (entre 0,5 y 1,15 euros según tus circunstancias).
  • El IVA: es del 21% y se aplica a toda la factura. Un momento: ¿puede aplicarse IVA sobre algo que ya lleva aplicado un impuesto? La respuesta es que la Ley del IVA así lo permite en casos como el impuesto especial de la electricidad.

Tu factura de la luz está formada por el fijo (potencia), el variable (consumo) y los impuestos.

¿Cuál es tu tarifa?

La mayoría de la gente ni siquiera sabe qué tarifa tiene. Es esencial, ya que de tu tarifa depende el precio de cada kWh que consumas.

Para descubrirlo tienes que ir al apartado "Datos del contrato". Allí mismo habrá un campo en el que pondrá “Producto contratado”. Esa es tu tarifa.

Después de este campo pondrá el nombre de tu tarifa.

¿Y si no estás de acuerdo con tu factura?

Ahora que entiendes perfectamente cómo se calcula tu factura, puede pasar que haya algo que no te cuadre. Y si lo que no te cuadra es que crees que has pagado más de lo debido, te vas a molestar.

Tranquilo. Tenemos identificadas 4 grandes razones que suelen explicar la mayoría de estas situaciones:

  • Picos estacionales de consumo: en verano suelen deberse al aire acondicionado, en invierno a la calefacción eléctrica. Además existen todo tipo de circunstancias que pueden disparar tu consumo durante algunos días o semanas. Si crees que has pagado demasiado en tu factura, revisa primero el número de kWh por el que se te está facturando. Desde el Área Privada puedes compararlo fácilmente con tu consumo en meses anteriores. Si no has hecho nada que explique un aumento en tu consumo y crees que puede deberse por un fallo en tu contador eléctrico, rellena el formulario de contacto Endesa seleccionando "Reclamación", categoría "Equipo de medida o contador" y asunto "Avería en el equipo de medida o contador". Te responderemos en un máximo de 21 días laborables.
  • Varios meses facturados de golpe: en algunos casos existen motivos que justifican que te facturemos de una sola vez el consumo de varios meses. No estás pagando de más sino que habrás pagado de menos en facturas anteriores y ahora tu situación se regulariza para ajustarse a la realidad. Consulta tu factura para ver los kWh de consumo que se te están facturando y el rango de fechas al que aplica. Si compruebas que se te están facturando varios meses, puedes solicitar fraccionar el pago en varios plazos. Entra en el formulario Endesa y escoge "Petición", categoría "Pagos a Endesa" y asunto "Solicitud de aplazamiento / fraccionamiento del pago".
  • Demasiada potencia contratada: es el término fijo de tu factura, lo vas a pagar todos los meses y te conviene que esté ajustada a tus necesidades. Si has pedido un cambio de potencia y aún no se refleja en tu factura, puede ser porque cuando lo pediste ya se había cerrado el ciclo de facturación y se te aplicará en la siguiente factura.
  • No se te aplica la tarifa (o el descuento) que esperabas: revisa la sección de contratos de tu Área Privada. Allí encontrarás las tarifas que se te están aplicando, los servicios que tienes contratados y los descuentos que están en vigor.