Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Cómo iluminar cada habitación de tu casa

Publicado el 14 enero 2019

Iluminar bien no es solo decorar. No basta con luz homogénea y adecuada. Necesitas aprender a crear ambientes que hagan tu vida más agradable.

Si consideras que la iluminación de tu casa es algo de lo que no hay que preocuparse, estás perdiendo la oportunidad de vivir en una atmósfera más agradable para tus sentidos.

Parece sencillo… y lo es, pero la mayoría de la gente descuida incluso aspectos básicos como estos:

  • Luz natural: entra por las ventanas y es un factor decisivo para saber lo que puedes y no puedes hacer.
  • Color de paredes y techo: cuanto más claro, más luz rebota y menos potencia lumínica vas a necesitar en las bombillas.
  • Color de muebles, ropa de cama y cortinas: lo mismo que en el punto anterior.
  • Temperaturas de la luz: cada tipo de luz tiene una temperatura que te va a influir, facilitando o dificultando que en un determinado ambiente quieras relajarte o trabajar.

Cómo iluminar el salón

El salón es la estancia de una casa donde se pasa la mayor parte del tiempo. Entre sus paredes se realizan muchos tipos de actividades: desde leer hasta echar una siesta. Por ello, la iluminación debe ser flexible y agradable.

Una de las principales tendencias es centrarse en iluminar paredes / techo y evitar iluminar el suelo. Lo recomendable es:

  • Luz cálida y homogénea usando lámparas de techo y complementándolas con lámparas de pie.
  • Reguladores de intensidad para crear atmósferas más acogedoras según el caso.

Cuanto más claro sea el color de paredes, techo, muebles y cortinas, menos potencia necesitarán tus bombillas

Cómo iluminar el comedor

Es necesario concentrar la iluminación en la mesa, que es el punto clave de esta estancia. Lo ideal es una o varias lámparas de techo apuntando sobre la mesa. Es preferible una luz fría.

No hay problema en complementar con lámparas auxiliares e incluso reguladores de intensidad.

Cómo iluminar la cocina

La luz en la cocina es fundamental, ya que se trata de una zona de trabajo. En este caso, hay muchos que prefieren una luz más fría para ver con claridad.

Puedes combinar luces cenitales en zonas como una mesa de desayuno, mientras que iluminas de manera puntual las zonas donde vayas a realizar la mayor parte de actividades (por ejemplo: una encimera). Así evitarás las molestas sombras.

No olvides que también puedes iluminar tus muebles por dentro: seguro que quieres ver al detalle el fondo de tu despensa.

Cuatro errores que no debes cometer al iluminar tu casa. La información de esta imagen se describe a continuación en texto

Cuatro errores que no debes cometer al iluminar tu casa

  • No prever los puntos de luz necesarios: Si vas a reformar tu casa, haz una previsión de dónde situar tomas o enchufes.
  • Iluminar insuficientemente: Ya sea por falta de puntos de luz o porque los elementos de la habitación generan sombras, una iluminación deficiente se puede convertir en un problema. Trabajar con luz es fundamental, por ejemplo, en la cocina, para prevenir accidentes.
  • Sobreiluminar: Si la falta de luz tiene consecuencias negativas, lo opuesto tampoco es recomendable. Demasiada luz puede resultar desagradable, además de un gasto.
  • Dejar de lado la luz natural: Aprovecha este recurso natural, que supone un ahorro considerable.

Cómo iluminar el dormitorio

En este caso, lo aconsejable es iluminar cenitalmente Son muy útiles las lámparas en las mesillas de noche o los apliques junto al cabecero. Lo ideal es que cuenten con cabezal orientable y se puedan dirigir (un brazo articulado), ya que así podrás optimizar esta luz según te coloques para leer (sentado, recostado, tumbado...).

Si tienes un escritorio, tocador o vestidor también te conviene tener una luz puntual.

Se aconsejan ante todo luces cálidas para crear un ambiente de relax.

Iluminar los muebles desde dentro es una buena opción para aportar personalidad a una habitación.

Cómo iluminar el baño

En esta habitación el protagonista es el espejo, por lo cual es esencial iluminarlo apropiadamente. Sitúa apliques sobre el espejo y a ambos lados, siempre intentando reducir la zona de sombras.

Puedes usar varios puntos de luz cenital con luces predominantemente frías, que facilitarán la visión.

¿Luz fría o luz cálida? 

Las luces frías tienen un color más blanco, mientras que las luces cálidas tienden al naranja-amarillo.

La gran ventaja de la luz fría es que permite ver mejor, por lo que es la elegida cuando hablamos de un ambiente de trabajo o que requiere concentración visual. Su inconveniente es que como decoración transmite sensación de anonimato e impersonalidad (como en una nave industrial o la consulta de un dentista).La luz cálida es el exacto opuesto: no resulta recomendable para trabajar o leer, pero dota a toda atmósfera de tranquilidad y familiaridad.

La luz cálida es el exacto opuesto: no resulta recomendable para trabajar o leer, pero dota a toda atmósfera de tranquilidad y familiaridad.

El secreto está en combinar la iluminación principal de la habitación (que debe ser fría o cálida según sea una estancia de trabajo o de relax) con lámparas auxiliares que remen en la dirección contraria. Un rincón acogedor dentro de un ambiente de trabajo, o bien un rincón de trabajo dentro de un ambiente relajado. Tú decides.

Una buena manera de obtener luz difusa es decidirse por luz cenital de LEDs en un falso techo.

Usa luces frías para ambientes de trabajo (la cocina, el despacho) y luces cálidas para las zonas en que te relajas (el salón, el dormitorio).