Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

¿Cuándo y por qué se cambia la hora?

21 Marzo 2018
vacío

La hora se cambia dos veces al año, siempre de madrugada.  El último domingo de marzo se adelanta (a las 2 son las 3) y el último domingo de octubre se atrasa (a las 3 son las 2). 

Hace ya varios años hay un debate entre los que están a favor y los que están en contra de este cambio de horarios. Las preguntas fundamentales en las que se basa este debate se centran en si se ahorra realmente en la factura de la luz y si es bueno para la salud.

Vamos a echar la vista a atrás para comprender por qué se cambia la hora.

¿Cómo se cambia la hora?

Esta parte es la más facil:

  • el último domingo de marzo, las 2 de la madrugada se convierten en las 3.
  • el último domingo de octubre, las 3 de la madrugada se convierten en las 2.
¿Cómo se cambia la hora en marzo y octubre?

¿Quién inventó las horas?

Desde la antigüedad, diferentes civilizaciones ajustaban su actividad en función del sol, dividiendo el día en periodos de aproximadamente doce horas, más conocidas como horas temporarias.

Este sistema, basado en las horas del sol, se mantuvo hasta el siglo XIV. Entonces se comienzan a construir los primeros relojes mecánicos y, por tanto, a ajustar los días a las 24 horas. Llega así el sistema de horas fijas.

¿Quién se inventó lo de cambiar la hora?

Uno de los primeros defensores del cambio de hora dos veces al año fue Benjamin Franklin, investigador centrado en la energía eléctrica y político americano. Su frase favorita era: “Irse pronto a la cama y levantarse temprano, hacen a un hombre sano, rico y sabio”.

Fue él quien observó que cuando madrugaba aprovechaba más horas de sol y, por lo tanto, ahorraba en luz. Muchos de sus estudios y publicaciones se centraron en cómo aprovechar mejor la luz del día y ahorrar energía. Sin embargo, estos escritos no hicieron mella en la población, ya que aún no existían horarios fijos para la mayoría de actividades.

¿Cuándo se empezó a cambiar la hora?

Tuvo que llegar el ferrocarril (finales del siglo XIX), para que empezasen a establecerse horarios fijos tal y como los conocemos hoy en día. 

El constructor británico William Willet llegó a las mismas conclusiones que Benjamin Franklin mientras paseaba a caballo al amanecer. La mayoría de las persianas de las casas inglesas estaban cerradas a primera hora, lo que suponía un desperdicio de luz. Esta inquietud le llevó a publicar numerosas teorías, pero ninguna fue aplicada hasta la Primera Guerra Mundial.

Los horarios fijos nacieron al mismo tiempo que el ferrocaril

El primer cambio de hora tuvo lugar en plena guerra: el 30 de abril de 1916 se movieron los relojes en todo el Imperio Alemán, el Imperio Austro-Húngaro, Bulgaria y Turquía. Más tarde, el resto de países europeos y Estados Unidos copiaron la idea. 

En la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos obligó a aplicar el cambio de hora con la intención de ahorrar toda la energía posible en zonas de guerra. También lo estableció así durante la crisis del petróleo de 1973.

España no tuvo una hora unificada hasta el siglo XX, cuando empezó a mandar el meridiano de Greenwich. Anteriormente la hora oficial estaba marcada por el meridiano de Madrid y el país tenía varios husos horarios. El 15 de abril de 1918 se fijó oficialmente un horario de verano, pero hubo años (de 1920 a 1923 y en 1925) en los que se decidió no cambiar la hora.

Con la Guerra Civil llegó el caos horario: la República tenía una hora y los territorios franquistas otra diferente. Después de la guerra, hubo años en los que no se hizo cambio de hora: 1941, 1947 y todo el periodo comprendido entre 1950 y 1973. Desde 1973 todos los años hemos cambiado la hora cada marzo y cada octubre.

Cuando más al norte se vive, más energía se ahorra con el cambio de hora

¿Cuánto se ahorra realmente en la factura de la luz?

Al retrasar o adelantar la hora según sea verano e invierno, se intenta aprovechar al máximo la luz natural del Sol. Desde los primeros estudios de Franklin o Willet, parece evidente que si utilizamos todas las horas de luz natural el ahorro energético debería existir, pero ¿realmente se ahorra en la factura de la luz?

Últimamente se han levantado voces poniendo en duda el supuesto ahorro que se consigue con los cambios horarios, aunque lo cierto es que hay estudios que insisten en la necesidad de continuar cambiando las manecillas del reloj.

En 1975, el Departamento de Transportes de Estados Unidos concluyó que se puede reducir el consumo de energía en un 1% durante marzo y abril, coincidiendo con el horario de verano. En otro estudio de 2011 se afirma que el ahorro llega a 1,3 teravatios de electricidad. Esto indicaría que se reduce el consumo anual de electricidad en un 0,03%.

En España, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la energía (IDAE) asegura que el cambio horario hace posible un 5% de ahorro energético durante el verano. A pesar de que estos porcentajes parecen pequeños, podrían representar ahorros significativos en la factura de la luz. Además, el ahorro en algunas regiones es aparentemente mayor que en otras (cuanto más al norte, más se ahorra).

La opinión opuesta llega de asociaciones ecologistas y otros estudios que concluyen que este supuesto ahorro no es tan significativo, ya que se consumiría más luz por las tardes. A esto se suman los efectos negativos de estos cambios sobre la salud de las personas y su productividad en el trabajo.

Cómo ahorrar más gracias a las horas

En lo que te toca, no hace falta darle muchas vueltas: no depende de ti que se cambie la hora, pero está en tu mano escoger una tarifa en la que algunas horas te salgan más baratas. 

Tan baratas como que puedes pagar 0 euros por tu consumo eléctrico durante las 2 horas del día que tú elijas (o durante 1 día entero a la semana). Se llama Tarifa Tempo Happy y te va a hacer feliz. 

 

 Las vacaciones más tranquilas de tu vida con Nexo
[literal.blog.accesibilidad.formulario.busqueda]

Post recientes

Voltios, vatios y amperios: ¿qué son y en qué se diferencian? ¿Cómo funcionan los paneles solares? Cómo puedo cambiar mi tarifa de luz o gas ¿Cómo funcionan y cuánto duran las bombillas LED? Las mejores ciudades para ir en bici eléctrica

One Luz

Arriba