Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Lo que saben de ti Google y Apple

Publicado el 3 octubre 2019

La creciente popularidad de los asistentes virtuales nos lleva a plantearnos nuevas preguntas. Sentimos que nos escuchan y vigilan durante las 24 horas del día, que analizan todas nuestras palabras para conocernos mejor. ¿Dónde queda nuestra privacidad?

Los asistentes virtuales por voz no son algo radicalmente nuevo y, de hecho, las versiones primigenias existen desde hace más de diez años. Desde entonces han mejorado mucho, pero la gran novedad no es esa sino el hecho de que empiecen a instalarse de manera física en nuestras casas. Mediante varios tipos de altavoces, estos asistentes que antes vivían en nuestros móviles y tablets están consiguiendo mudarse a nuestros hogares.

Hablamos de sistemas inteligentes que nos permiten relacionarnos con los dispositivos a través de una conversación. Reconocen nuestra voz, comprenden lo que pedimos y responden con una voz sintetizada.

Que la tecnología nos rodee para hacer que nuestras vidas sean más cómodas y eficientes es algo positivo, pero debemos ser conscientes de que convivir con un altavoz que registra lo que le decimos tiene cierto impacto sobre nuestra privacidad.

Si quieres que tu altavoz inteligente sea capaz de guardar tu próxima cita con el médico, tendrás que darle acceso a tu calendario. Lo mismo ocurre si le pedimos a la aplicación de mapas que nos lleve a un determinado lugar: estamos contándole dónde estamos y a dónde queremos ir en cada momento.

Al otro lado, recabando información, están proveedores de servicios como Google, Facebook o Apple. No se trata de tener miedo a lo desconocido. Se trata de entender cómo funcionan las cosas.

Los asistentes virtuales por voz ya existían, pero ahora se están mudando a nuestras casas bajo la forma de altavoces y otros dispositivos.

Lo que saben de ti Google y Apple

El uso continuado de servicios y aplicaciones permite a proveedores de servicios como Google, Apple o Facebook ir construyendo un perfil de datos bastante completo.

Lógicamente, todo dependerá de la información que tú vayas concediéndoles. Y normalmente esta información se la darás a cambio de facilitarte la vida. Partiendo de estas premisas, podemos separar 4 grandes conjuntos de datos personales:

  • Quién eres: más allá de una serie de datos básicos que con toda probabilidad ya has concedido (nombre y apellidos, email, DNI), el funcionamiento habitual de los asistentes virtuales implica que vayas confesando tus pasatiempos favoritos, la música y comida que te gusta, las películas y series a las que estás enganchado, si tienes hijos, en qué sector trabajas, si eres religioso, tus tendencias políticas...
  • Dónde has estado: a menos que desactives el GPS de tu móvil (lo que supone renunciar a servicios innegablemente útiles como el navegador), los asistentes virtuales podrán saber dónde has estado y los lugares que frecuentas (tu casa, tu trabajo, tus trayectos habituales).
  • Quiénes son tus amigos: los servicios de mensajería instantánea y las redes sociales ponen muy fácil saber quiénes son las personas que te rodean o con quién hablas y compartes gustos y actividades. Combinándolo con el punto anterior, también es posible conocer si has estado con ellos, dónde y cuándo.
  • Tus planes de futuro: tus búsquedas en Internet cuentan una historia de curiosidad, pero también de intereses futuros como viajes, comprar una casa o someterte a una intervención médica.

Los asistentes virtuales pueden hacerte la vida más fácil

Una vez aceptados los datos que cedemos, no tiene sentido temer a la tecnología y creer que el mundo se confabula en nuestra contra. Verdaderas revoluciones como la de los asistentes virtuales pueden ayudarnos a que nuestra vida sea mejor.

Dentro de unos años será normal vivir en un hogar inteligente. El altavoz o el smartphone no serán lo único conectado a Internet, sino que todos los electrodomésticos lo estarán también. El asistente virtual será la inteligencia suprema que los gobierne a todos.

Con los datos de funcionamiento que nos pueden ofrecer bombillas inteligentes, el sistema de calefacción, o un televisor, podemos generar patrones de uso y consumos muy valiosos para tu calidad de vida. Imagina que simplemente tienes que abrir la boca y decir:

"Alexa, abre Endesa y dime el importe de mi última factura de la luz".

Esto no es el futuro, es el presente. Al alcance de tu mano, o de tu voz, gracias a que Endesa ya es compatible con el altavoz Alexa de Amazon y también puedes preguntar a Google tus dudas.

               

¿Los altavoces inteligentes nos escuchan todo el rato?

No hay misterio. La forma en que los proveedores de servicios recaban información es a través de nuestros dispositivos (smartphone, ordenador, altavoz inteligente...) y con nuestra autorización.

Por esta razón, solo cuando los activamos expresamente mediante un comando de voz empiezan a escuchar y a grabar lo que decimos. Una cosa es que su micrófono siempre esté alerta por si pronunciamos el comando de activación. Y otra muy diferente que se dediquen a grabar las 24 horas del día, 7 días a la semana.

Esta es la versión oficial y no hay nada que indique lo contrario. Lo que sí ha habido han sido fallos puntuales (como el del usuario que pidió los datos de su actividad a Amazon y, por error, recibió 1.700 grabaciones de audio de un desconocido) y polémicas sobre el uso que los proveedores de servicios harán de estos datos (en concreto: que no los usen solo para que el asistente funcione mejor sino también para intentar vendernos otros productos).

En cualquier caso, y como siempre que estamos dispuestos a conceder datos personales a cambio de un mejor servicio, es conveniente saber cómo controlar la privacidad en los asistentes virtuales.

Los altavoces inteligentes empiezan a grabar únicamente cuando los activamos mediante un comando de voz predeterminado.

Controlando la privacidad en Google

Cuando se habla de privacidad y datos personales lo habitual es mentar a Facebook. Pero en realidad Google es el rey de los datos y quien más sabe sobre nosotros. Depende de la configuración de privacidad que tengamos y de los dispositivos y servicios que usemos, pero en general conoce muchos detalles.

¿Se te ha ocurrido alguna vez mirar lo que Google sabe sobre ti? El propio Google te permite revisarlo a fondo:

  • Los sitios donde has estado: puedes entrar en esta web que mantiene la compañía, donde está todo el historial de kilómetros recorridos o los lugares visitados, día por día. Esto ocurre cuando tienes habilitado el historial de ubicaciones de Google Maps.
  • Lo que buscas y los lugares donde entras: tus búsquedas en Internet figuran con gran minuciosidad en la web My Activity. Da igual que borres el historial de Chrome, esta sigue existiendo.
  • Los vídeos que ves: YouTube pertenece a Google y también mantiene un registro exhaustivo de lo que buscas y visionas. Visita esta dirección y comprobarás que están todos los vídeos reproducidos, búsquedas y comentarios que has hecho.
  • Tus intereses: si quieres conocer cómo presenta Google la publicidad en base a tus intereses, visita esta dirección. Son temas bastante genéricos pero ayudan a hacerte una idea de cuánto te conoce la empresa del buscador.
  • La vida de tu móvil: si tu smartphone tiene sistema operativo Android, existe un registro de las aplicaciones que instalas y usas, así como la hora a la que lo haces. Es interesante revisar esta dirección para conocer las aplicaciones a las que les hemos dado permiso de acceso a nuestra cuenta Google. También tienen acceso a tus contactos telefónicos.
  • Tu vida Google: igual que ocurre con Android, en todos los servicios relacionados con Google se mantiene un registro de actividad. Lo que subes a la nube (Google Drive), los libros y música comprados en Google Play...

Para hacer una revisión completa de la privacidad y personalizar la experiencia Google tienes esta dirección.

Controlando la privacidad en Apple

Al igual que Google, Apple consigue mucha información personal debido a la cantidad de dispositivos y servicios activos alrededor del planeta.

En este camino de darle importancia a la privacidad han creado una web dedicada, con jugosa información y herramientas, además de consejos para la protección de nuestros datos. También un informe sobre transparencia en el caso de que terceros pida a Apple información nuestra.

Hay dos áreas importantes. En la primera nos explican la información personal que recogen sus sistemas y servicios. En la segunda nos ayudan con la gestión de la privacidad, informándonos de cómo proteger nuestros dispositivos, o la gestión del ID de Apple.

Si lo que quieres es consultar tus datos, entonces tendrás que ir a esta dirección. Hay datos de uso de apps, documentos, fotos, vídeos, contactos o calendarios.

El equilibrio entre lo que concedes y lo que te dan

Debemos aprender a gestionar nuestros datos personales. Si decidimos no conceder nada, ni tan siquiera los datos más básicos, deberemos renunciar a servicios que están cambiando la vida de muchísima gente. Si concedemos todo a cualquiera y sin comprender para qué, renunciaremos a nuestra privacidad.

En el término medio está la virtud: hay que comprender que la mayoría de estos servicios son gratuitos porque, de alguna manera, pagamos con nuestros datos. Por lo tanto, corresponde a cada uno hacer un balance y valorar si merece la pena lo que nos están dando a cambio de permitirles saber cosas de nosotros.

Muchos servicios digitales son gratis porque, de alguna manera, los pagamos mediante la concesión de nuestros datos personales.