Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

¿Qué hacer si se va la luz?

Publicado el 23 Mayo 2017
Qué hacer si saltan los plomos

Se ha ido la luz. Han saltado los plomos. Se ha bajado el diferencial. Llámalo como quieras, pero te has quedado a oscuras. Que no cunda el pánico. Te explicamos lo que debes hacer, ya tengas un contador inteligente o uno de la vieja escuela.

¡Plaf! La oscuridad llega de repente mientras haces la cena o pasas la aspiradora. Tus plomos han saltado y te has quedado en la penumbra. ¿Sabes lo que debes hacer?

Seguro que sabes lo que había que hacer en los viejos tiempos: ir al cuadro eléctrico de tu casa y comprobar si el interruptor automático había saltado. Si ese era el caso, lo volvías a levantar y la luz regresaba como por arte de magia. Pero los tiempos han cambiado.

Ahora ya no saltan los plomos

La expresión "saltar los plomos" se ha quedado vieja. Viene de una época en la que las casas contaban con unas barritas de cerámica y plomo. Cada vez que la casa sufría una sobrecarga de potencia, esas barritas se fundían y había que sustituirlas. 

Estos plomos fueron después reemplazados por fusibles (más fáciles de cambiar cuando se fundían) y posteriormente llegó el cuadro eléctrico con diferentes palancas. Desde entonces dejó de "romperse" algo cada vez que había una demanda excesiva de potencia. Para volver a tener luz solo había que subir de nuevo todas las palanquitas. 

Todos estos sistemas siempre han tenido el mismo objetivo: protegerte. Poner límite a la potencia que tu casa le pide a la red es la mejor manera de proteger tu instalación.

Ahora los contadores son inteligentes

El aparato que mide cuánta luz gastas se llama contador. Están siendo sustituidos en toda España y antes de 2019 van a ser todos inteligentes. Pero, ¿de qué tipo de inteligencia estamos hablando?

Los nuevos contadores envían sus datos a distancia. Con ellos ya no hace falta que un técnico recorra la ciudad tomando lecturas. Y tampoco que nos mandes tu lectura (algo que sigue teniendo sentido si aún no tienes contador inteligente). 

Los nuevos contadores informan de cuánta luz consumes en cada momento. La ventaja es que tienes acceso a esta información desde tu Área Privada de Cliente. Ya no hay que esperar 1 o 2 meses enteros para ver cómo ha sido tu gasto. Ahora lo vigilas de cerca

Los contadores inteligentes te permiten saber cuánta luz gastas cada hora de cada día, todos los días

Cómo volver a tener luz

Si tu contador aún no es inteligente, es cuestión de tiempo que lo sea. La distribuidora te contactará para sustituirlo y posteriormente será integrado en el sistema de telemedida (=empezará a mandar datos a distancia).

Si tu contador aún no es inteligente y te "saltan los plomos", tienes que recurrir a la vieja receta: ir al cuadro eléctrico (suele estar junto a la puerta de casa) y levantar todas las palanquitas.

Si ya tienes un contador inteligente, las cosas cambian... pero tampoco mucho. Ahora se llama rearmar el contador: 

  • A) en el cuadro eléctrico comprueba que los interruptores están levantados.
  • B) desconecta algún electrodoméstico y baja el interruptor general.
  • C) espera entre 5 y 10 segundos (lo que tardas en cantar "Cumpleaños feliz"). 
  • D) vuelve a subir el interruptor general.

¡Ya tienes luz! Si se vuelve a ir enseguida, significa que no has eliminado bastante carga eléctrica de la vivienda... así que apaga más cosas y repite el procedimiento. 

¿Por qué "saltan los plomos"?

Tu casa está preparada para la potencia que tienes contratada. Es probable que tengas margen para subir o bajar, y si decides hacerlo la compañía distribuidora se asegurará de que tu casa siga estando preparada. 

Pero la potencia que tienes actualmente llega hasta donde llega. Cuando enciendes demasiados electrodomésticos a la vez, tal vez sobrepases tu límite. Es entonces cuando "saltan los plomos", se baja el diferencial... te quedas sin luz.

Una situación típica es tener funcionando el aire acondicionado y el horno eléctrico, ir a poner una lavadora y entonces ¡plaf!, la oscuridad. Por eso debes apagar algo antes de rearmar el contador. Si lo dejas todo igual, la luz regresará pero volverá a irse.

¿Cuánta potencia necesitas para estar tranquilo? Una receta de andar por casa: si nunca te "saltan los plomos" tienes de sobra (y podrías bajarla para ahorrar en tu factura); si te saltan muy a menudo, es que te quedas corto (y podrías subirla para vivir más cómodo... aunque tu factura lo notará).

En cualquier caso, modificar la potencia es un proceso complejo que no puede hacerse a las bravas. Antes de tomar una decisión debes informarte a fondo: