Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Cómo sacar el máximo provecho del aire acondicionado del coche

Con el incremento de las temperaturas el consumo del aire acondicionado se dispara… Pero, ¿sabes hacer un buen uso de él? ¿Quieres sacarle el máximo rendimiento? Aquí tienes unos cuantos consejos para que no vuelvas a pasar calor en tu coche.
Cómo sacar el máximo provecho del aire acondicionado del coche

Abres la puerta del coche y una masa de aire caliente te golpea hasta casi tirarte de espaldas. ¡Sí! Ya ha llegado el verano y, por tanto, la época en la que pones el aire acondicionado antes que la radio. Reconócelo.
Y con el buen tiempo, ¿a quién no le apetece hacer una escapada a la playa? Y eso cuando no cogemos el coche para irnos directamente de vacaciones. En estos calurosos trayectos el aire acondicionado se vuelve tu mejor amigo. Pero ¡ojo! no solo es una comodidad, sino que es esencial para tu seguridad, ya que el calor eleva la fatiga y la sensación de cansancio, haciendo que la peligrosidad aumente.

Y es que diversos estudios estiman que si la temperatura del interior del coche llega a los 30ºC, los errores de conducción aumentan un 20%. Es decir, el calor afecta a la concentración del conductor. Por eso, un buen uso y el perfecto mantenimiento del aire acondicionado resultan indispensables para una correcta circulación.

Programa una temperatura media

Si además de aire acondicionado tu coche dispone de climatizador, lo ideal es programar una temperatura que oscile entre los 22-24ºC. Espléndida para no pasar calor y evitar resfriados. Porque… ¿no querrás ir a la playa cargado también con un saco de clínex, verdad?
Además, colocar el aire acondicionado a menos de 22ºC te supondrá un mayor gasto de combustible, el cual puede llegar a alcanzar hasta un 20%. ¡Recuerda! A menor temperatura, más gasto energético.


¿Hacia dónde pongo el aire?

Se trata de una pregunta muy frecuente. Con el calor ambiental y el bochorno del coche, muchas veces se tiende a colocar el aire acondicionado hacia el cuerpo con la intención de refrigerarnos rápidamente.
Pero en realidad no es recomendable dirigir las salidas de aire hacia el cuello o la cara. Es más, no deberías dirigirlas hacia ninguna parte del cuerpo Lo mejor es colocar las salidas hacia arriba ya que, como el aire frío es más pesado que el caliente, se mueve con más facilidad por el interior del coche. Mientras, las salidas laterales puedes orientarlas hacia las ventanillas para compensar el calor cuando el sol les enfoque de pleno.
Tampoco debes poner el ventilador a máxima potencia cuando entres en el coche después de que este haya estado varias horas al sol. Ya sabemos que esa debe de ser la temperatura del infierno pero tienes que resistir la tentación. Lo mejor es ventilar el vehículo bajando todas las ventanillas durante unos cuantos minutos y luego ponerlo en marcha.

Limpieza ante todo

Debes mantener limpio el radiador y comprobar que todas las mangueras y conductos estén en buen estado. Asimismo, tienes que verificar que el filtro del aire no esté obstruido y que funciona correctamente, ya que con él te aseguras que el aire que entra al interior del coche está libre de polen, polvo y otros entes contaminantes.
Cambiarlo de vez en cuando hará que tu coche esté bien refrigerado y prevendrás la posibilidad de que hongos y bacterias se acumulen en los conductos. Es bastante común que esto ocurra y lo notarás enseguida al percibir un olor avinagrado y desagradable que se adueñará del vehículo.

Una vez al mes no hace daño

A parte de librarnos del calor veraniego, el aire acondicionado también ayuda a desempañar los cristales cuando existe un contraste térmico en el coche. Por eso, su uso no solo se restringe a la época estival, ya que en invierno, con las lluvias y el frío, el aire acondicionado resulta imprescindible para una buena visibilidad.
También es bueno conectarlo al menos una vez al mes y tenerlo encendido unos minutos. Esta sencilla tarea evitará que se resequen los conductos y que se acumule polvo, moho o bacterias.

No te olvides del gas

Recuerda mantener un buen nivel de líquido refrigerante, así como del gas del aire acondicionado. Si al encenderlo, el coche no se enfría rápidamente, es síntoma de que necesita un “chute” de gas, el cual no suele tener un precio superior a los 30 euros.
Por lo demás, recuerda que el aire acondicionado también debe ser evaluado periódicamente. Y sobre todo el de los coches más viejos, en cuyo caso deberías hacerlo examinar cada dos años. Así que ya sabes, dirígete a un taller para que un experto le haga un chequeo y, a poder ser, de la propia marca de tu coche, que siempre es más efectivo.

Arriba