Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
  • CAT
  • EN
  • ES

Luz, gas y electricidad para tu casa

Endesa - Luz, gas, personas

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

El horno puede hacer que tu pan duro vuelva a la vida

Desayunar pan rancio no es agradable en ninguna de sus modalidades.

Ni la baguette que se convierte en chicle al día siguiente ni la hogaza que se transforma en piedra. Pero una de las reglas de oro del consumidor eficiente es que el pan duro no se tira. Puedes reutilizarlo en infinidad de recetas (sopas, torrijas, migas, pan rallado…). Y también puedes comértelo después de hacerlo resucitar.
Solo necesitas agua y un horno. Primero humedece el pan duro sin llegar a empaparlo. Usa un pulverizador de agua o haz un par de rápidos pases bajo el grifo. Después, mételo en el horno y déjalo 7 minutos a 175ºC. El resultado final será pan crujiente para tus tostadas.

Arriba