Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Hogares y Negocios
  • CAT
  • EN
  • ES

Endesa - Luz, gas, personas

Consejos de ahorro

Cada semana un nuevo consejo que te ayuda a ahorrar.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Un ordenador portátil consume la mitad que uno de sobremesa

Un ordenador portátil consume la mitad que uno de sobremesa
Los ordenadores portátiles han evolucionado hasta lograr consumir entre un 50% y un 85% menos de electricidad que uno de sobremesa.

Cierto. La Agencia de Medio Ambiente francesa, ADEME, estima que un ordenador portátil es capaz de consumir, al menos, un 50% menos de la energía que gasta uno de sobremesa. Sin embargo, este ahorro puede llegar incluso hasta el 85% dependiendo de las condiciones, su uso y las posibles características de ahorro energético como la Energy Star, que garantiza que el ordenador entrará en estado de reposo cuando no sea utilizado, pasando a consumir menos de 30 vatios.

La miniaturización de la tecnología y la cada vez mayor eficiencia energética han hecho que los portátiles hayan evolucionado de forma notable en los últimos años. Algo que, sin ningún tipo de duda, supone un significativo ahorro para tu bolsillo y menos emisiones de CO2 para la atmósfera. Es más, se estima que el más eficiente de los de sobremesa aún seguiría consumiendo diez veces más electricidad que el mejor de los portátiles.

Eso sí, los sobremesa siguen aventajando a sus hermanos menores en ventilación, un elemento clave que redunda en su vida útil, ya que la placa base ocasiona mucho calor. Y es que a mejor ventilación, menos consumo del ordenador.

A pesar de que los portátiles han mejorado considerablemente sus sistemas de refrigeración, estos siguen sobrecalentándose mucho, lo que provoca efectos negativos en la duración de la batería, produciendo una menor autonomía y, por lo tanto, más recargas y más consumo de energía.

Arriba