Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Poner la llama del fogón al máximo hará que se caliente antes lo que se cocine

Fogón al máximo
Utilizar tapas es lo que más acelera el proceso de cocción

Basta echar un vistazo al estado de cualquier cocina para determinar si su usuario es de los que ponen el fuego al máximo pensando que ahorra tiempo y energía.

Los azulejos amarillentos, el techo ennegrecido, las cacerolas y sartenes quemadas por los bajos… Puede que se ahorre algo de tiempo –según se mire-, pero a la larga, la tarifa del gas marcará la misma cantidad que la de aquellos que prefieren hacer las cosas a fuego lento.

No. No sirve de nada correr el riesgo de quemarse las cejas o de que el aceite prenda y el fogón se convierta en una hoguera incontrolada.

El hecho de que las llamas se salgan de la zona de la sartén o cacerola supone un importante desperdicio de calor.

¿Las reglas de oro para reducir el gasto? Bajar el fuego al mínimo una vez haya hervido el agua, echar la cantidad justa de líquido, utilizar el fogón que mejor se adapte a las dimensiones del cazo o sartén.

¿Un buen plan de ahorro para un día aburrido? Dedicar una tarde a emparejar cada cazuela o sartén con su tapa –aunque sea rebuscando en todos los altillos de la cocina- y utilizarlas siempre. Es lo único que acelera el proceso de cocción.

Arriba