Electromitos

Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

[literal.accesibilidad.IrAlContenido]
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Precio de la electricidad a tiempo real para tarifas PVPC

Electromitos. Mitos y Leyendas sobre la energía.

Electromitos

Electromitos

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    La energía que generamos al caminar es suficiente para cargar un móvil

    La energía que generamos al caminar es suficiente para cargar un móvil
    Cada uno de nuestros pies podría generar 10 vatios aprovechables mientras caminamos.

    Verdadero. Un dispositivo desarrollado por ingenieros de la Universidad de Wisconsin consiguió transformar en 20 vatios (10 vatios por cada pie) el movimiento que realizamos al andar. Esta energía mecánica, que se produce tanto por el movimiento como por el impacto contra el suelo, sería suficiente para cargar un teléfono móvil, por ejemplo.

    De hecho ya existen prototipos de zapatos con un sistema de carga que se alimenta del movimiento de los pies, a los que puede conectarse un dispositivo: un teléfono o un ipod, por ejemplo. Un ingenio muy útil, por ejemplo, para montañeros o para corredores, que ya no tendrán que preocuparse por quedarse sin batería en el GPS o sin música en el iPod en medio de su trayecto.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Los cargadores no oficiales consumen más energía

    Los cargadores no oficiales consumen más energía
    Utilizan componentes de menor calidad que ralentizan la carga y disminuyen la eficiencia.

    Verdadero. Los cargadores no oficiales, por lo general, utilizan componentes de menor calidad para abaratar su precio. Esto disminuye la velocidad de carga y la eficiencia, ya que se desperdicia energía por el camino. Y no sólo mientras cargamos el móvil, el consumo fantasma que se produce dejando el cargador enchufado también es mayor. Si bien este gasto extra no es demasiado y podría llegar a compensarnos el ahorro, hay que tener en cuenta que la calidad de los componentes también influye en la vida útil del propio cargador y del teléfono (que podría resultar dañado por posibles picos e incluso en la seguridad).

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    ¿El standby consume más electricidad que el congelador?

    Imagen de un simbolo de standby
    El consumo fantasma supone alrededor de 25€ al año en cada hogar.

    Verdadero. Y no sólo más que el congelador. Al cabo del año los aparatos en standby consumen más electricidad que el ordenador, el horno y el lavavajillas. De hecho, si el standby fuera un electrodoméstico, sería el cuarto que más consume en los hogares españoles, casi igualado con la lavadora. Por electrodomésticos, el televisor y los reproductores de Blue Ray o DVD son los principales responsables del consumo fantasma.

    Según un estudio del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía) sobre los Consumos del Sector Residencial en España, el consumo fantasma supone el 10,7% del consumo eléctrico de los electrodomésticos españoles, el 6,6% del consumo total de electricidad y el 2,3% del total de energía de los hogares.

    443 millones al año2

    Si quieres ahorrarte este dinero, que nunca viene mal, usa regletas de enchufes con interruptor o, si vas a comprar un electrodoméstico nuevo, elige el modelo más eficiente según su clasificación energética. Y si eres de los que lo quiere tener bajo control puedes medir el consumo de cada electrodoméstico con un medidor de consumo eléctrico para saber exactamente cuánto y en qué consumes en cada momento.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    ¿La cocina de gas es la más eficiente?

    Las cocinas a gas son las que menos energía consumen y las que menos CO2 emiten.

    Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), las cocinas más eficientes son las que funcionan a gas, seguidas de las cocinas por inducción, las vitrocerámicas y las de resistencia eléctrica, que son las que más energía consumen.
    Quizás por eso (y porque para muchos la comida sabe mejor), sean las cocinas más utilizadas en España: el 30,83% de los hogares españoles tienen cocina de gas, según el informe sobre Consumos del Sector Residencial en España del IDEA realizado en 2011. Según este mismo organismo, la cocina en un hogar supone el 7,4% del gasto en energía y representa el 9,3% del consumo eléctrico.

    Emisiones de CO2
    Otro aspecto a tener en cuenta es la cantidad de CO2 emitida. Ante esto, el gas no tiene competencia. Este tipo de cocinas son las más respetuosas con el medio ambiente. Según el IDAE, es mucho más eficiente producir calor con gas que con electricidad. De acuerdo con los datos que dispone, en una cocina de gas natural tan sólo se emiten unos 200 gramos de CO2 por cada kWh, frente a los 450 gramos que produce la vitrocerámica y los 360 gramos de las placas de inducción.
    Recuerda que para reducir el consumo y las emisiones en una cocina de gas es fundamental mantener limpios los quemadores y eliminar todos los residuos. También debes comprobar que el color de la llama sea el adecuado: si es azul está todo perfecto, en cambio si es amarillo, algo va mal en la combustión.
    Así pues, el fogón de toda la vida quizá no sea el más limpio, ni el más bonito, pero permite cocinar de forma rápida y eficiente, y de cara al ahorro es, sin duda, la mejor opción. Además, con la tarifa One Gas de Endesa puedes beneficiarte de descuentos (concretamente un 9%), para que el ahorro sea completo. javascript:SitesApp.event(fwutil.buildDocId('1400012919989',%20'Electromito'),%20'inspect');

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    El aparato en stand-by que más dinero te cuesta es el router

    De entre todos los derroches de energía, pocos hay más absurdos que el “consumo fantasma”.

    Consiste en mantener enchufados (modo stand-by) aparatos que no estás usando. Supone entre un 7% y un 11% del gasto eléctrico total de una casa. Tú no los usas, pero ellos chupan energía de tu corriente y euros de tu bolsillo.
    ¿Es posible repartir las culpas y encontrar al mayor chupóptero de energía? Según las estimaciones de la OCU, el aparato eléctrico que más dinero te cuesta en stand-by es el router: 11,91 euros al año tirados a la basura. Le siguen de cerca la impresora y el radiodespertador. Piénsalo la próxima vez que te vayas de casa dejándolo todo enchufado.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Los imanes decorativos en la puerta de la nevera aumentan su consumo eléctrico

    Este bulo empezó a extenderse por Internet en 2010 y desde entonces ha resucitado en varias ocasiones, aprovechándose de las cadenas de mensajes que se difunden por WhatsApp y Facebook.

    La mentira es la siguiente: los adornos magnéticos que ponemos en la puerta del frigo (recuerdo de un viaje, bromas, logos…), obligan a la nevera a consumir más electricidad al “aumentar la fuerza electromagnética del campo eléctrico del aparato”.
    Todo en este mito es falso, incluyendo los estudios científicos que cita y la posibilidad de que estos mismos imanes sean perjudiciales para la comida que guardas en el frigo. La realidad es que los campos magnéticos de estos imanes son tan insignificantes que ni siquiera atraviesan la puerta de la nevera.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Hay que añadir aceite al agua en que hierve la pasta

    Esta práctica está tan extendida que ha llegado a convertirse en tradición. Pero ¿por qué derrochar así el aceite de oliva? Porque siempre nos han dicho que así se evita que la pasta se pegue, fomentando la ilusión de que el agua se tornará aceitosa y los espaguetis se deslizarán grácilmente al rozar la olla.

    Todos sabemos que lo anterior es falso, lo que pasa es que nunca nos hemos parado a pensarlo. Todos sabemos que el agua y el aceite no pueden mezclarse, y si prestamos atención todos podemos ver lo que pasa con el aceite que echamos en la olla: se queda arriba, formando una capa. Si la pasta se pega no es porque falte aceite sino porque ha superado su tiempo de cocción ideal y se está pasando.
    Además de ahorrarnos un chorrito de aceite cada vez que hagamos macarrones, desterrar este mito puede ayudar también a nuestro paladar. Según la Federación Italiana de Cocineros, añadir aceite al agua dificulta que posteriormente la pasta se mezcle adecuadamente con su salsa.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    La mayoría del calor corporal se pierde por la cabeza

    Esta creencia popular suele acompañarse con el “ponte un gorro” de rigor, pero los últimos estudios científicos la han puesto en duda.

    Según investigaciones de la Universidad de Indiana, menos del 10% del calor corporal se pierde por la cabeza.
    Es cierto que la cabeza, la cara y el pecho son más sensibles a los cambios de temperatura. Por eso nos sentimos más abrigados al cubrir estas partes del cuerpo. Pero esta percepción no justifica que en muchos manuales de supervivencia se afirme que el 50% del calor se pierde por la cabeza.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Dejar una bombilla encendida es mejor que encenderla y apagarla cada poco rato

    Vas a salir, pero volverás en 5 minutos. ¿Tienes que apagar la luz o conviene dejarla encendida? En general, la respuesta es que siempre conviene apagar.

    El pico de consumo de una bombilla al encenderse no es tan grande como para justificar el dejarla encendida, ni aunque sea unos pocos minutos. Esta regla solo tiene una excepción: las bombillas fluorescentes duran menos si las enciendes y apagas muchas veces.
    En conclusión:
    Luces fluorescentes: si vas a volver enseguida te conviene dejarla encendida, ya que estas bombillas “sufren” cada vez que se encienden. Si se funde, el gasto de comprar una nueva es mayor de lo que ahorrarías en consumo.
    Luces halógenas y LED: no “sufren” al encenderse, por lo que siempre conviene apagarlas, aunque vayas a estar fuera unos pocos minutos.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Cambiar con frecuencia los cepillos de la aspiradora ayuda a ahorrar

    Dinero, tiempo y calorías, ya que no tendrás que hacer cuatro pases completos por la alfombra del salón para conseguir que quede razonablemente limpia.

    No se trata de un electrodoméstico discreto. Como señala la OCU, aunque la Comunidad Europea ha obligado a los fabricantes a reducir la potencia de los aspiradores, el gasto es de unos 25 céntimos la hora. Cuanto menos tardes en “hacer” toda la casa mejor, pero de nada servirán las carreras por el pasillo si el aspirador no cuenta con un cepillo en condiciones y debes pasar unas cuantas veces por el mismo espacio para absorber bien todos los residuos. Cambia los cepillos en cuanto notes que debes pasar más de dos veces por el mismo sitio.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Reducir el brillo del televisor ayuda a ahorrar energía

    No te estamos pidiendo que vuelvas al blanco y negro, sólo que lo rebajes un poco para evitar reflejos en la pantalla y reducir factura.

    ¿Compensa? Sí. Sobre todo, si desde que la instalaste no te has molestado en entrar en “menú” para ajustar brillos y contrastes. En las tiendas –y esto es de 1º de Marketing-, los televisores están configurados al tope de brillo para que las pantallas resulten brillantes y coloridas y capten la atención del comprador. Si has picado, lo primero que tienes que hacer al llegar a casa es reducir el brillo. La luminosidad excesiva no solo es peligrosa para la factura de la luz. También para las pupilas, que tienen que hacer un sobreesfuerzo para adaptarse. ¿La justa medida? Sobre el 60%, incluso a la mitad. Según un informe elaborado por la organización ecologista WWF, la televisión se lleva una media del 13% del gasto energético del hogar. Con esta medida se puede reducir la factura notablemente.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Cubrir los radiadores aumenta su consumo

    A pesar de que la moda de cubrir los elementos de radiador con muebles de madera enrejados hechos a medida o baldas de mármol ha pasado a la historia, aún nos empeñamos en dificultar la salida del calor.

    Pasa revista por casa. ¿Algún radiador que hace las veces de estantería y acumula libros?, ¿juguetes apilados sobre otro?, ¿algún sofá que tape uno de ellos? A ver si queda claro de una vez por todas, cualquier objeto que obstruya el radiador, complica la salida del aire y aumenta el consumo.
    Lo de poner la ropa interior a secar sobre ellos tampoco resulta. A no ser que diluvie y te hayas quedado sin calcetines limpios, intenta evitarlo. El radiador no es un tendedero. El flujo de aire caliente se corta, la casa no se calentará tan rápido y la caldera tendrá que trabajar más aumentando el consumo.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Cuanto más grande sea el frigorífico menos consume

    Las neveras XXL de doble puerta con panel de hielos son muy vistosas –si es que caben en la cocina media de un hogar español- pero hay que pagar el peaje de una factura más elevada.

    A no ser que la densidad familiar o los hábitos de compra o cocina obliguen a almacenar al modo “desastre nuclear inminente”, es mejor optar por una de tamaño convencional.
    No olvidemos además que el frigorífico tiene el honor de ser el electrodoméstico que más gasta en el hogar. Y no solo por potencia… a ver quién es el osado que se atreve a desenchufarlo como no sea para descongelarlo en un par de horas.
    Las cuentas se ha encargado de echarlas la OCU, y por cada 100 litros de capacidad el consumo aumenta unos 120 kWh al año. Cerca de 15 euros.
    Si te estás planteando la compra de un nuevo frigorífico, no mires tanto el tamaño y fíjate bien en las letras. Pasar de uno de clase A a uno de clase A+++ puede suponer un ahorro en la factura de la luz de hasta el 60%.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Apagar el horno 5 minutos antes de que termine la cocción ayuda a ahorrar energía.

    Nuestras abuelas ya lo hacían. Y no porque tuvieran a mano cálculos energéticos o lo hubieran leído en internet. Sabían, por intuición, que el horno se mantiene a la misma temperatura hasta incluso 10 minutos después de haberlo apagado.

    Algunas, hasta aprovechaban para sustituir y recalentar algún alimento. El grupo Selectra ha calculado el ahorro de este gesto en unos 3,26 euros al mes. Y lo mejor es que el nivel de tus platos no se ve perjudicado.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Dejar el cargador enchufado consume casi tanto como si estuviéramos cargando el móvil

    Que el cargador cuelgue de la toma de corriente de la pared durante 24 horas y 365 días al año apenas consume energía.

    Si eres de los que van por la casa desenchufando cualquier batería que se te ponga por delante, debes saber que te agachas para nada. Bueno, en honor a la verdad, hay que decir que ahorras alrededor de 35 céntimos al año. Se trata de un consumo fantasma. Para que el contador de la luz lo detectara, tendrías que tener todos los cargadores de la familia –y alguno más- enchufados a la vez. El consumo de este aparato es de 0.2W. El Laboratorio Nacional de Lawrece Berkeley se ha ocupado de trasladar estos datos a dinero. Y el resultado seguro que te sorprende. Cargar el teléfono cuesta 50 céntimos al año. Dejar el cargado enchufado no llega a 15 céntimos.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Para calentar la comida es más eficaz el microondas que el horno

    ¿Vas a comparar un minuto de electricidad a potencia máxima con el hecho de encender el horno, aguardar pacientemente a que adquiera temperatura o colocar un cazo en la vitro y esperar que algo llegue a ebullición?

    Siempre se pone en duda. Hay quién aún cree que el microondas provoca un falso calentado o que lo que al final siempre quema es el envase (capítulo aparte merecen los recipientes que se usan erróneamente). Pero nada más alejado de la realidad.
    Las cuentas nos dan la razón. Según el grupo Selectra, utilizar el microondas en lugar del horno siempre que se pueda nos puede hacer ahorrar 40 euros anuales. Es lógico, conseguir que el horno llegue a 225ºC lleva 15 minutos. La tecnología del microondas, sin embargo, permite calentar directamente los alimentos sin tener que templar antes ninguna superficie. Para calentar un litro de agua y ponerlo a 90º solo hacen falta 0,20 kWh (1,3 céntimos). En el caso del horno serían 5 céntimos.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Utilizar programas cortos en la lavadora, te hará ahorrar

    Solo habría un relativo ahorro si te ocuparas de lavar antes las prendas más sucias a mano. Y en este supuesto… ¿para qué querrías una lavadora?

    Es cierto que los programas “breves” consumen menos agua y electricidad, pero si lo que pretendes es que una montaña de ropa manchada salga reluciente no lo vas a conseguir. Los programas de bajo consumo ECO suelen ser los más largos.
    El adjetivo eco se justifica porque usan menos agua y temperaturas más bajas, que compensan el tiempo en marcha. Hacer desaparecer las manchas depende de la temperatura, la acción mecánica de la levadora, el detergente utilizado y el tiempo de lavado. Estos son, según la OCU, los factores a tener en cuenta.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Guardar alimentos calientes dentro de la nevera consume más energía

    Dentro del frigorífico –y a puerta cerrada- se celebra una batalla constante de Kw para poder mantener la temperatura que le hemos exigido (por lo general 4ºC en la zona de frío y -18ºC en el congelador).

    Cada vez que se incorpora a sus baldas un alimento caliente o ligeramente tibio, el compresor tiene que trabajar el doble –o el triple- para mantener la temperatura interior, incrementando el consumo energético. Paciencia. Espera a que el tupper esté a temperatura ambiente antes de guardarlo. Este gesto te ahorrará 0,10 € cada vez que lo repitas. Philippa Hudson, experta en Seguridad Alimentaria de la Universidad de Bournemouth avala esta teoría.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Hay que enjuagar los platos antes de meterlos en el lavaplatos

    Si eres de los que se entretienen pasando los platos bajo el grifo hasta tal punto de plantearte si no te compensa acabar la faena con un poco de jabón y no poner el lavaplatos, debes saber que es un gesto tan inútil como pesado.

    Además, no conoces el incongruente principio de funcionamiento de los detergentes, que necesitan suciedad para poder limpiar. Si la vajilla está casi limpia, las enzimas del jabón rinden menos y lo único que consigue tu prelavado manual es aumentar el gasto de agua y energía. La OCU se ha encargado de demostrarlo y aconseja prescindir del agua y utilizar servilletas de papel o una esponja húmeda para retirar los restos de alimentos. No olvides además que para ahorrar, lo mejor es ponerlo cuando esté completamente cargado y con la dosis justa de detergente. En este caso más no es mejor.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Los aparatos eléctricos apagados no consumen energía.

    Date un paseo por la casa y cuenta cuantos aparatos permanecen enchufados a la toma de corriente desde que los compraste. El televisor, el ordenador de sobremesa, el teléfono fijo...

    Si piensas que apagados no consumen estás muy equivocado. Si un equipo electrónico está enchufado sigue gastando energía. Pierde el miedo a que se desconfiguren los canales del TDT y suelta cables antes de irte a dormir. Hay quien llama a este gasto el “consumo fantasma” y se ha estimado entre 2 y 5W por aparato y hora.
    El Instituto Catalán de Energía ha estimado el gasto de los aparatos en reposo como el 4% del total. En un piso de 90 m2 medianamente equipado, esto supone un desembolso extra de 51 euros anuales.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Poner el aire acondicionado más bajo enfría la casa más rápido.

    Las bofetadas de calor que experimentas al entrar en casa pueden hacerte caer en la tentación, pero lamentablemente no se consigue acelerar el proceso.

    Es todo un clásico de los errores con el aire acondicionado. Activarlo a 18º para intentar hacer descender los 35 grados del ambiente es un error. No estamos conduciendo un coche que pueda alcanzar los 100 km/h en 7 segundos. El aire acondicionado necesita tomarse su tiempo para hacer descender la temperatura y no va a hacerlo más rápido si le damos la orden de 18ºC.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    La secadora consume menos de lo que pensamos

    En nuestro país hay poca tradición de secadora. Incluso con limitaciones de tendido o comunidades de vecinos con fachadas que prohíben dejar a la vista de los transeúntes la ropa interior o las sábanas, el grueso de la población prefiere desplegar el tendedero en el cuarto de baño y esperar pacientemente a que la humedad desaparezca de sus prendas.

    Subyace también el “pánico energético” y la idea de que la secadora se lleva un buen porcentaje del gasto total de consumo eléctrico. Error. Fuera de términos prácticos – el tiempo de secado se reduce en un 75% con respecto a hacerlo al aire libre-, la secadora disminuye las arrugas de la ropa y puede llegar a librarte del planchado y el gasto energético derivado de la plancha. Ojo, esto no ocurre cuando hablamos de la lavadora-secadora dos en uno, de la que la ropa sale mucho más arrugada. Según la CFE (Comisión Federal de Electricidad de México), la cantidad de energía que necesita una secadora es mínima: 139 kWh al año.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    El consumo energético no depende del tipo de electrodoméstico que tengamos

    Es cuestión de letras y tu factura anual depende directamente de la nomenclatura de tus electrodomésticos. La clase G consume el triple que la A y siempre interesa invertir a medio plazo en la compra.

    No hace falta que revises con lupa las 200 páginas del manual de instrucciones antes de elegir. La normativa europea se puso dura hace unos años y obliga a los grandes electrodomésticos a indicar con letras bien visibles su consumo energético. A, B, y C incluyen a los que menos gastan. Las letras D y E avisan de un consumo medio y F y G alertan de un gasto elevado.
    Hay pequeños electrodomésticos que no lo detallan –no están obligados-, pero frigoríficos, congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, hornos eléctricos y aparatos de aire acondicionado no pueden mantenerse al margen de la ley. Según el IDAE, las diferencias se aprecian especialmente en el frigorífico. Hasta el horno lo refleja claramente: uno de clase E gasta el doble que otro de nivel A.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Dejar la luz de un fluorescente encendida por un corto periodo de tiempo consume menos que encenderlo y apagarlo a demanda.

    Es la duda que nos asalta siempre que salimos de la cocina. Intentamos calcular cuánto tiempo va a transcurrir hasta que volvamos a picotear de la nevera o entrar a por un vaso de agua. Al final, la terminamos apagando. Haces muy bien. La conclusión a la que han llegado los expertos en ahorro, es que solo conviene dejarla encendida para periodos entre 5 y 10 minutos.

    Aunque es cierto que tienen un pico de consumo al encenderse, el mayor problema viene de la pérdida de vida útil de la lámpara al encenderla y apagarla, según demuestra el estudio "Economics of switching fluorescent lamps", publicado en la revista 'IEEE Transactions on Industry Applications' según el cual la vida útil de un tubo fluorescente es superior cuanto más tiempo permanezca activo entre cada encendido. Pero este gasto no es tanto como para compensar que queden encendidos.
    Por tanto, deja de creer bulos extendidos por internet y apaga las luces siempre que salgas de una estancia.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    El smartphone casi no consume

    No tienes más que recordar cada cuanto tiempo cargabas antiguamente tu primitivo móvil (la batería podía durar hasta 5 días) y cuántas veces lo haces ahora.

    En la actualidad, más que cargarlo, lo tienes permanentemente conectado a la red –y parece más un teléfono fijo que un móvil- ante el terror de quedarte sin batería en medio de una conversación por facetime o intentando llegar con el GPS a alguna dirección.
    No son meras impresiones, según un estudio, el consumo de un smartphone de gama media es de 5 a 30 kWh al año. Una quinta parte de lo que gasta una nevera. Y estamos hablando del electrodoméstico de la casa que más caro sale. ¿Te parece demasiado? Otros estudios, como el del Centre for Energy-Efficient Telecommunications de Melbourne señalan que el 84% del consumo proviene de las redes y que como mucho podría llegar a 43 Twh anuales.
    La única forma de abaratar el gasto es dejar que de vez en cuando se acabe la batería, cerrar todas las aplicaciones cuando no las uses y ponerlo en modo reposo siempre que puedas.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    El aislamiento de la vivienda casi no afecta al ahorro energético

    Si te ríes de aquellos vecinos que son capaces hasta de poner toallas en las rendijas de las puertas para que el calor no se vaya o que han invertido sus ahorros en poner un doble acristalamiento, haces muy mal.

    Elegir buenos materiales aislantes y solucionar posibles fugas puede suponer un importante ahorro. Hay que blindar la vivienda como si se tratara de un castillo sitiado y no permitir la mínima fuga. Si ya te preocupaste de cambiar las ventanas, estarás recuperando mes a mes la inversión. Si aún no lo has hecho, ha llegado el momento. La OCU nos ayuda a elegir en caso de que estemos dispuestos a hacer el cambiazo. Según la Organización de Consumidores y Usuarios, está en juego un 20% de ahorro en la factura de la luz y el gas. Entre un 30% y un 50% del consumo energético (gas y electricidad) está dedicado a la climatización ¿Las mejores? Ya hay ventanas que incorporan la clasificación energética adherida y facilitan mucho la compra. Si no es el caso, la OCU recomienda el cerramiento de PVC y cristales de un espesor mínimo de 4 mm.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Dejar el ventilador encendido en una habitación cerrada enfría el ambiente

    Las aspas del ventilador solo tienen capacidad para mover el aire. Pero no para enfriarlo o regular la temperatura de un espacio. Si lo dejas por la mañana a pleno funcionamiento y regresas a casa esperando que el salón esté fresquito, te llevarás una gran decepción. En el fondo, es un abanico eléctrico.

    Es cierto que un ventilador de techo gasta un 90% menos de energía que el aire acondicionado. Lo dice la ONG WWF, que se ha encargado de calcularlo. Faltaría más. Se limita a mover el aire. Lo único que alivia un poquito es sentarse en el punto estratégico del sofá, justo frente a la corriente que genera. Pero su efecto no es acumulativo. Para entenderlo, hay que hablar de temperatura corporal. Por lo general, nuestra piel está a 32ºC. Si la habitación está por ejemplo a 28 o 30ºC el aire que impulsa el ventilador retira la masa de aire caliente que está en contacto con nuestro cuerpo y la pone a temperatura ambiente. Pero dejar el ventilador encendido mientras no estamos no hace que la habitación esté más fría cuando volvemos y sí lo notaremos en la factura a final de mes. Cuidado. Si comienzas a sudar y el ventilador está encendido, apágalo de inmediato. El aire que mueve está más caliente que el de tu piel y te dará aún más calor.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Cuanto más brille la pantalla de tu ordenador más luz consume

    La luz se paga, aunque provenga de la pantalla de tu portátil o de tu smartphone, y el brillo no es más que eso, cantidad de luz que sale de tu dispositivo.

    Los geeks saben que una de las primeras medidas para ahorrar dinero y conseguir que la batería te dure un día entero sin necesidad de cargarlo es poner el dispositivo en modo “oscuro”. Mantén una relación más romántica con la pantalla de tu ordenador o móvil, pásate a la luz tenue y gasta la mitad de energía. Más allá de aplicaciones abiertas, la pantalla es la parte de tus dispositivos que más energía consume. De hecho, según un estudio realizado por el grupo Sia, cargar un portátil cuesta 1,20 euros. A tu móvil le lleva 12 céntimos. ¿Te parece poco? 87 euros al año que pueden reducirse a la mitad si solo los tienes que cargar por la noche.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Cerrar las aplicaciones hace que la batería dure más

    Pues no es necesario. Y en eso están de acuerdo tanto para IOS como los de Android.

    Te pasas el día revisándolas y haciendo doble click en el botón inferior para “sacar” de la pantalla las últimas aplicaciones que has utilizado. A veces llegan a ser más de veinte: la calculadora, youtube, mail, instagram, twitter, whatssap, el candy crush, el navegador de google. No has salido de casa con el cargador y temes que el dispositivo te deje tirado en el peor momento. Pues no es necesario. Y en eso están de acuerdo tanto para IOS como los de Android.
    Sus ingenieros han tenido el detalle de hacer que cuando esté en segundo plano una aplicación no consuma batería. Si quieres prolongar la vida de la batería, activa el modo de bajo consumo, reduce el brillo de la pantalla y desactiva las notificaciones innecesarias.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Tener el congelador vacío gasta menos luz

    Si te crees que por tener una bandeja de hielos y un par de tristes bolsas de guisantes gastas menos estás muy equivocado.

    Para entenderlo hay que conocer el funcionamiento del congelador. Su misión es la de mantener el espacio a una temperatura determinada. Un congelador aporta frío hasta que alcanza la temperatura establecida y, una vez llegado a ese punto, su única función es la de mantenerla. Los alimentos le echan una mano. Una vez congelados, actúan como una segunda fuente de frío de forma que requerirá menos energía y electricidad para mantenerse en los -18ºC recomendados.
    Llórale a tu madre y llena el congelador de tuppers, congelados, e incluso de botellas de agua –si el presupuesto no te permite una compra mensual contundente-. Y sobre todo, evita malgastar tiempo con la puerta abierta decidiendo qué descongelas para cenar. ¿Por qué no hacer una foto del contenido desde el móvil? Te interesa hacerlo.
    Según la OCU, el frigorífico es el electrodoméstico que más consume (un 30% del total de la factura de la luz) y el congelador gasta 563 kWh y siempre está encendido.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Utilizas menos energía en hervir agua si la pones directamente caliente del grifo.

    ¿No te has parado a pensar en la energía extra que consumes calentando el agua?

    Es un gesto cotidiano en muchos hogares: Llegas a la pila con la cacerola y dejas el grifo del agua caliente correr durante unos segundos -o minutos- ,pensando que en cuanto lo pongas al fuego el agua romperá a hervir como por arte de magia. Según la OCU, lo único que abarata el gasto es calentar el agua en una olla tapada. Una vez hierva, mantendrá su temperatura aunque bajes el nivel de fuego. El hecho de tapar los recipientes mientras se cocina ahorra hasta un 20% de energía. Los curiosos gastan más. El gesto a abrir continuamente la tapadera para ver si ya hay burbujas o comprobar cómo va el arroz, solo sirve para prolongar el tiempo de cocción. Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), el 21% del consumo energético de una vivienda corresponde al agua caliente. Fuente: IDAE

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Los grifos monomando ayudan a ahorrar

    En los grifos monomando, la misma palanca ajusta el caudal y la temperatura, y esto permite ahorrar cuando se utiliza correctamente.

    Se terminaron esos choques de temperatura extremos en la ducha, el lavabo o la pila de la cocina que nos llevaban de “ay” al “au” hasta conseguir una temperatura de agua amable. Solo los amantes de la estética vintage siguen prefiriendo aquellos grifos dobles con el código de color en cada pieza, pero si fueran conscientes del gasto extra que supone en sus facturas, cambiarían sin pensarlo a la grifería monomando. En ella, la misma palanca ajusta el caudal y la temperatura y esto permite ahorrar cuando se utiliza correctamente. Sin embargo, si se deja la palanca en la posición central, al abrir el grifo se estará poniendo en marcha la caldera, en muchos casos sin necesidad. Para evitar estos consumos, existen griferías monomando que no permiten el arranque del agua caliente hasta que no se gira la palanca hacia la izquierda totalmente, así como palancas en dos fases para no utilizar el máximo de caudal. Y si aún queremos más ahorro, lo ideal es la grifería termostática, con la que se consigue hasta un 6-16% de ahorro en cada ducha.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Las tarifas de discriminación horaria permiten ahorrar dinero en la factura de la luz

    Ahora sí compensa enchufar los electrodomésticos más consumidores como la lavadora o el lavavajillas por la noche o por la mañana.

    La Tarifa One de Endesa, además de abaratar el coste de la luz en tarifa valle, (de 22h a 12 h en invierno y de 23 h a 13h en verano), ofrece ventajas adicionales: 12% de descuento para siempre en la factura y descuentos adicionales en función de las horas en las que más consumas. Si la mitad del gasto se produce en horas valle, por cada 1% de consumo extra en energía habrá un 1% de descuento.

    ¿Compensa pasarse a la discriminación para ahorrar energía? Si. Y más con la Tarifa One, que no “castiga” al consumidor fuera de horario, por ejemplo, para muchos las 8 o las 9 de la mañana son las horas más razonables para hacer la colada o poner el lavaplatos después de haber metido los tazones del desayuno. Las cifras apoyan el cambio a la discriminación horaria. Según un estudio de la Confederación de Usuarios y Consumidores (CECU), pueden ahorrarse hasta 180 euros al año. Además, con la Tarifa One puedes conseguir descuentos adicionales a los conseguidos con la discriminación horaria. Solo necesitas un contador digital. Pide el tuyo, Endesa te lo cambia.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    El protector de la pantalla ayuda a ahorrar energía

    Solo vela por tu salud ocular. El modo “protector de pantalla” es otro archivo que tu ordenador se ve obligado a ejecutar y gasta lo mismo que si no lo tuvieras.

    Puede resultar incluso más caro ya que consume al mismo ritmo que cualquier otra aplicación que se mantuviera abierta. El screensaver no fue diseñado con fines ahorrativos, sino para evitar que se formaran sombras por tener una imagen fija mucho tiempo en la pantalla.

    El modo “reposo” es el único que puede dar tregua a la factura de la luz. Conviene programarlo para que el ordenador apague la pantalla pasados unos minutos sin actividad.

    Según el Área de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones Aplicadas de la Universidad de Murcia, este gesto proporciona un ahorro de 7,5 KWh frente a cualquier otro salvapantallas con animación. Para ahorrar energía sí es recomendable bajar el brillo, o si tienes un ordenador de sobremesa y estás pensando en cambiarlo, pasarte a uno portátil.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Planchar a diario consume más energía

    Si la pila de ropa recién lavada te hace ojitos cada vez que pasas junto a ella, fuera remordimientos. Mírala con actitud desafiante y dile que estás tratando de ahorrar energía y abaratar facturas.

    Además de ser odiosa, la plancha es uno de los pequeños electrodomésticos que más consumen, puede llegar a tener una potencia de hasta 1.500 watios y cada minuto de uso sale caro. El arranque, hasta llegar una temperatura de 180ºC –la necesaria para fulminar las arrugas más marcadas-, es lo que más consume y, en algunos casos, este proceso puede llegar a durar hasta dos minutos.

    Por eso conviene acumular colada y planchar cuando ya no hay nada que ponerse en el armario. Eso, o invertir en un centro de planchado. Según el IDAE, estos pueden llegar a gastar un 46% menos de energía que una plancha clásica. Otros consejos para ahorrar son estirar bien la ropa cuando se tienda y trasladar su uso a las horas de energía más barata.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Los electrodomésticos viejos consumen más energía

    Las lavadoras o lavavajillas de nueva generación requieren menos energía para ponerse en marcha y cumplir con sus funciones. Las ecoetiquetas te ayudan a ser más respetuoso con el planeta y te hacen ahorrar dinero en cada uso. La leyenda A+++ indica que tu electrodoméstico consume entre un 30% y 60% menos que uno con etiqueta energética A.

    Es necesario prestar especial atención al frigorífico. Según el “Estudio sobre el consumo energético del sector residencial de España”, realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) el frigorífico se lleva más del 30% del gasto energético total del hogar. Una nevera de clase A++ consume 220 kWh al año. La nevera de casa de tus padres, posiblemente sea de clase C o D, y superará los 600 kWh.

    Los años también pesan en los aparatos domésticos y encarecen la tarifa de la luz. Un televisor de los de antes, o un secador con unos cuantos años necesitan más energía para cumplir su función.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Dejar el ordenador encendido siempre consume menos que apagarlo y encenderlo de nuevo

    Dejarlo encendido para un “por si acaso” resulta un gasto innecesario cuando el ordenador no se utiliza de forma continuada

    Los más impacientes lo hacen a menudo. No soportan los segundos de espera que se producen desde que se aprieta el botón de inicio hasta que se pueden meter en el correo o en su página de Facebook. El arranque del dispositivo es lo más caro. Sin embargo, dejarlo encendido para un “por si acaso” resulta un gasto innecesario cuando el ordenador no se utiliza de forma continuada.

    La decisión final es una cuestión de uso. Un físico de la Universidad de Harvard midió el consumo de su ordenador en diferentes estados y la conclusión es que el acto de encender y apagar implica un pico de consumo de 130 wh, un ordenador de sobremesa consume 92 wh mientras está encendido sin hacer nada, 4 wh en modo de hibernación y 2,8 wh totalmente apagado.

    ¿Conclusión? Si solo se utiliza una o dos horas al día –y de forma continuada-conviene apagarlo. En cambio, si se está accediendo continuamente a él en periodos intermitentes, es preferible dejarlo en modo de reposo.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    En verano se consume menos luz

    Dependiendo de las características climáticas particulares de cada lugar, la factura de la luz, se puede disparar durante los meses más cálidos

    De hecho, el pasado verano, se alcanzó el máximo histórico de consumo eléctrico debido a la ola de calor.

    El aire acondicionado supone un tercio del gasto del hogar y conviene saber que por cada grado que se haga descender la temperatura en casa, éste aumenta en un 8%. El Ministerio de Industria aconseja no poner el aire acondicionado a menos de 26º. Para ahorrar en la factura de la luz este verano, el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía) recomienda cerrar puertas y ventanas cuando el aire acondicionado esté funcionando para no malgastar la energía de refrigeración. De este modo, se puede rebajar el gasto hasta un 35%. Y súbase a la escalera de vez en cuando. Un filtro limpio consume menos energía.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Las temperaturas altas del programa de lavado disparan la factura de la luz

    Mucha gente piensa que a temperaturas más altas se lava mejor y se pueden poner programas más cortos. Pero no hay argumentos que sostengan esta teoría

    Todo lo contrario, utilizar temperaturas bajas u optar por el “lavado en frío” es una de las pocas vías para abaratar la factura de la luz. Entre el 80 y el 90%de la energía de un programa de lavado completo se va en calentar al agua, y un ciclo de lavado a 90º consume cuatro veces más que el mismo a 40º.

    Otra opción de ahorro es llenar la lavadora sin someterla en exceso –si está excesivamente llena tampoco será eficiente por que no se lavará bien la ropa -.

    En el caso de que la lavadora lleve secadora incorporada (hay hogares en los que es imposible encontrar hueco para abrir un tendedero, y comunidades de vecinos muy pijoteras), conviene sustituir el programa de secado por un centrifugado de alta velocidad, siempre que no se trate de una colada de urgencia.

    Cambiar la vieja lavadora por una de clase A+++ también ayuda a ahorrar. Las diferencias de consumo entre la antigua y la más eficiente puede suponer un ahorro de más de 60€ al año.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Siempre es necesario precalentar el horno antes de empezar la cocción de los alimentos.

    Cualquier receta que implique a este electrodoméstico comienza con un "precalentar el horno equis tiempo a equis temperatura mientras…".

    ¿Llevan décadas equivocados los recetarios de cocina? En parte, o por lo menos, no parecen preocuparse demasiado por nuestra factura de la luz.

    Las cocciones superiores a una hora no necesitan "tiempo previo" de precalentamiento. Solo en el caso de pizzas o gratinados exprés resultaría recomendable, pero 10 minutos son suficicientes.

    El horno es uno de los electrodomésticos más "gastones". Es capaz de llegar a temperaturas de 300ºC en poco tiempo, y eso, cuesta dinero. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), se puede abaratar la factura, en las cocciones superiores a una hora, apagándolo 10 minutos antes del tiempo establecido. No temas, el calor se mantiene durante ese tiempo.

    Y recuerda, el botón de la luz interior está para algo. No es necesario abrir el horno para comprobar el estado del asado o dejar que la cocina (y el patio de luces) se impregnen con tus aromas. Cada vez que lo haces, el horno pierde un 20% de la energía acumulada y la temperatura desciende 25ºC. Confía en tu instinto.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    El cambio de hora supone un considerable ahorro de energía.

    Supone un ahorro del 5% de iluminación entre los meses de noviembre y marzo

    A partir del mes de noviembre, los que tienen hogares bien soleados y con orientación este pueden permitirse el lujo de desayunar sin tener que encender los fluorescentes de la cocina. Pero el hecho de adelantar una hora de los relojes apenas se nota en la factura de los hogares españoles. Llegar a casa a las 5:30 de la tarde y tener que encender todas las luces anula el ahorro matinal.

    La población se enfrenta al cambio horario con el ritmo del sueño cambiado y una buena dosis de mal humor por salir del trabajo “en plena noche”, sin entender los motivos de ese “robo” de luz. Sin embargo, sí se ha constatado un ahorro de 6 euros mensuales en la tarifa de la luz.

    Lo ha calculado el Instituto para la Diversificación de Ahorro y Energía, que resume que esta medida supone un ahorro del 5% de iluminación entre los meses de noviembre y marzo. Algo es algo.

    Fuente: IDAE

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    La pérdida de calor o frío por las ventanas es insignificante

    Se puede ahorrar hasta un 30% en la climatización

    Este argumento lo esgrimen con convicción los que se niegan a poner doble cristal o modernizar las ventanas. Se basan en el cálculo “espacial” y piensan que en comparación con el tamaño de la casa, el calor no se va a escapar por esas microscópicas rendijas. Hasta añaden –y se quedan tan anchos- que por esa regla de tres, nadie ventilaría sus hogares cada mañana.

    Están muy equivocados. Una guía referente al aislamiento de ventanas del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía) menciona ahorros de hasta el 30% en la climatización del edificio derivados de un buen aislamiento de puertas y ventanas.

    Quizá haya llegado el momento de plantearse reformas. Según la OCU, la mejor opción es el cerramiento de PVC con vidrios con cámara de un espesor a partir de 4 mm.

    Fuente: IDAE

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Se ahorra más energía lavando los platos a mano que en el lavavajillas

    Todos los esfuerzos son en vano, se pierde dinero –y mucho tiempo-.

    El agua caliente –porque nadie quiere que se le congelen las extremidades mientras friega el servicio de seis comensales- consume más que un programa sencillo de lavado a máquina. A no ser, claro está, que se haga al modo de algunos países europeos en los que tienen por costumbre meter todos los cacharros en la pila llena de agua y jabón para lavarlos en conjunto.

    La categoría energética del aparato manda. Cuanta más conciencia verde tenga, mejor para el presupuesto anual. Pero según un estudio del mismísimo Canal de Isabel II de Madrid, los lavavajillas gastan menos que “calentar 88,8 litros de agua”. Es la cifra que se ha calculado que se gasta frente a la pila. En términos energéticos, el ahorro es de 1,06 kWh diarios el día que toca poner el lavavajillas. Quien tenga a mano la calculadora que multiplique y saque la media anual.

    La OCU hasta se ha molestado en traducirlo a moneda. Y afirman que se ahorran 42,6 euros al año poniendo el lavavajillas cinco días por semana.

    Para rizar el rizo, y permitirse uno una buena cena al año a costa de no fregar, hay que ponerlo lleno hasta los topes…

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Apagar la calefacción unas horas consume más que dejarla a temperatura fija

    Se puede recortar el consumo anual limitando la temperatura por la noche

    Los que tienen calefacción central no tienen que desvelarse ante esta disyuntiva. Se limitan a rogar para el que el presidente de la comunidad de vecinos dé la orden de encendido cuanto antes o a quejarse cuando se adelanta. La cosa cambiará en diciembre del 2016 cuando entre en vigor la nueva normativa europea y cada comunidad esté obligada a colocar un contador individual. Se calcula que está medida permitirá abaratar la factura de los que se preocupen de no desperdiciar calor y que cada uno pague exactamente por lo que consuma.

    Pero por el momento, son los dueños y señores de la temperatura de su hogar los se pasan el invierno con el prueba-error, estudiando las facturas al detalle. Que un cuñado dice que si se mantiene a 19 grados todo el día pagas menos. A probar durante un mes. El siguiente, a comprobar si poniéndola a 37 las dos horas que salimos se guarda el calor todo el día y gasta menos… ¡que estrés!

    La realidad es que, en contra a la creencia popular, dejarla a temperatura ambiente no ahorra. Así lo asegura el IDAE, que aconseja ajustar el encendido de la calefacción al horario que realmente la vivienda está ocupada y apagarla, o bajar el termostato a 15-17ºC, durante la noche.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    La vitrocerámica gasta más que la cocina de gas

    La vitrocerámica gasta más energía que la de gas, pero las placas de inducción pueden rebajar un poco la factura

    Entran por los ojos. Tan limpias, tan relucientes, con sus botones digitales que se encienden, sin riesgo de que el aceite prenda y se nos quemen las cejas… pero… todo hay que decirlo, la vitrocerámica gasta más que una cocina de gas. La factura se podría hasta multiplicar por tres en un hogar medio en el que se coma en casa todos los días.

    No es cuestión de volver a “Cuéntame” y hacer reformas en la cocina de la casa de nueva construcción en la que se viva. Hay que trabajárselo día a día para rebajar la diferencia. El IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) recomienda, en caso de disponer de una cocina eléctrica, utilizar baterías de cocina, sartenes y cazos con fondo difusor. Así se logra una temperatura más homogénea en todo el recipiente y el gasto se reduce. Son más caras a la hora de instalarlas, pero las placas de inducción (que calientan el doble de rápido que la vitro) rebajan un 20% la factura de la luz.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Es mejor mantener las luces encendidas que apagarlas y encenderlas

    Apagar y encender la luces produce un pico de consumo insignificante

    Los más ahorradores en materia de luz se estremecen y escandalizan cada vez que ven en alguna película el comportamiento típico de alguien que padezca algún trastorno obsesivo compulsivo encendiendo y apagando las luces de la casa 9 veces seguidas cada vez que entran y salen de una habitación. “¿Cuánto pagarán de luz?” es la idea que primero se pasa por su cabeza.

    Ellos, apagan cada vez que salen de una habitación, sabedores en su conciencia de que hay que ahorrar energía –por el planeta y para llegar a fin de mes-.

    ¿Hacen bien o sin sospecharlo se están cargando las reservas de energía de la Tierra?

    Existe un pico de consumo al encender una lámpara fluorescente pero éste es insignificante. Lo que se ve afectado al encender y apagar las luces de manera frecuente es la vida útil de las lámparas.

    Por lo tanto la norma –lo dicen los expertos del CIEMAT es clara. A no ser que te ausentes menos de 5 minutos, es mejor apagarlas.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    Poner la llama del fogón al máximo hará que se caliente antes lo que se cocine

    Fogón al máximo
    Utilizar tapas es lo que más acelera el proceso de cocción

    Basta echar un vistazo al estado de cualquier cocina para determinar si su usuario es de los que ponen el fuego al máximo pensando que ahorra tiempo y energía.

    Los azulejos amarillentos, el techo ennegrecido, las cacerolas y sartenes quemadas por los bajos… Puede que se ahorre algo de tiempo –según se mire-, pero a la larga, la tarifa del gas marcará la misma cantidad que la de aquellos que prefieren hacer las cosas a fuego lento.

    No. No sirve de nada correr el riesgo de quemarse las cejas o de que el aceite prenda y el fogón se convierta en una hoguera incontrolada.

    El hecho de que las llamas se salgan de la zona de la sartén o cacerola supone un importante desperdicio de calor.

    ¿Las reglas de oro para reducir el gasto? Bajar el fuego al mínimo una vez haya hervido el agua, echar la cantidad justa de líquido, utilizar el fogón que mejor se adapte a las dimensiones del cazo o sartén.

    ¿Un buen plan de ahorro para un día aburrido? Dedicar una tarde a emparejar cada cazuela o sartén con su tapa –aunque sea rebuscando en todos los altillos de la cocina- y utilizarlas siempre. Es lo único que acelera el proceso de cocción.

  • Circulan múltiples mitos y leyendas en torno al ahorro y la eficiencia energética. ¿Quieres aclarar tus dudas? Cada semana desvelaremos uno de estos mitos y pondremos algo de luz sobre estas creencias, no siempre correctas.

    ¿Son correctos los siguientes mitos?

    El modo stand by de los aparatos eléctricos apenas consume energía

    Modo stand by de los aparatos eléctricos
    Son luces casi imperceptibles pero consumir, consumen.

    Hay hogares que por la noche se convierten en un festival de señales luminosas. Que si una manzana de Apple que brilla blanquecina en la oscuridad, que si la luz del móvil que dejamos en la mesilla en modo avión, que si el piloto rojo del televisor, el verde la minicadena, la wii… Son tenues y casi imperceptibles, y nos evitan hacer al día siguiente un encendido completo, pero consumir, consumen.

    Debe quedar claro que en modo reposo el aparato descansa, sí, pero el contador de la luz sigue subiendo.

    Según un informe realizado conjuntamente por IDEA y Eurosat, el aparentemente inofensivo stand by supone un gasto de 231 kWh anual. Teniendo en cuenta que el consumo medio anual de un ordenador es de 172 kWh o los 246 kWh de un lavavajillas, hagan cálculos.

    Un minucioso paseo de recuento nocturno para apagar cualquier señal luminosa y desenchufar de raíz los aparatos eléctricos puede suponer un ahorro de hasta un 5% de consumo. Atención al televisor y a las videoconsolas. Son los aparatos que más consumen en modo stand by.

Arriba