Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Energía reactiva

Baterías de Condensadores

Energía reactiva

Energía reactiva
La energía reactiva es la demanda extra de energía que necesitan para funcionar algunos equipos como motores, transformadores y luminarias.
 
Esta energía extra puede descompensar su instalación eléctrica y provocar efectos adversos como la pérdida de potencia útil en las instalaciones, un menor rendimiento en los aparatos eléctricos conectados, e incluso, caídas de tensión y perturbaciones en la red eléctrica. La mayor parte de las cargas industriales producen este tipo de energía, conjuntamente con la energía activa.
 

Efectos negativos de la energía reactiva

 
Existen algunos efectos negativos que se derivan del consumo de la energía reactiva:
 
  • Costes económicos reflejados en las facturas eléctricas.
  • Pérdida de potencia de sus instalaciones.
  • Caídas de tensión que perjudiquen sus procesos.
  • Transformadores más recargados.
Además, esta energía provoca sobrecarga en las líneas transformadoras y generadoras sin producir un trabajo útil y, por lo tanto, es necesario compensarla para optimizar sus instalaciones eléctricas.
 

Ventajas de la compensación de energía reactiva

 
La compensación de la energía reactiva ayuda a obtener ventajas económicas y técnicas:
 
  • Aumenta la capacidad de las líneas y transformadores instalados.
  • Mejora la tensión de la red.
  • Disminuye las pérdidas de energía.
  • Consigue una reducción en el coste global de la energía.
En diferentes sectores, se utilizan soluciones que minimizan el impacto derivado del consumo de este tipo de energía. Básicamente, consisten en la utilización de equipos diseñados para neutralizar la energía reactiva que presentan los sistemas eléctricos. Un ejemplo claro es la instalación de baterías de condensadores.
 
Además, se pueden utilizar otros mecanismos para realizar seguimientos exhaustivos del consumo de la energía reactiva y poder realizar acciones correctoras.  Si es usuario registrado de nuestra Oficina Online podrá visualizar curvas de carga de energía reactiva, además de descargarse información para poder hacer análisis concretos.
 

¿Cómo ahorrar en energía reactiva?

 
  • Instalar baterías de condensadores evita penalizaciones por energía reactiva. Estas baterías facilitan la estabilización y calidad de suministro. Además, optimizan el dimensionamiento y el rendimiento de las instalaciones eléctricas. De este modo, disminuye e incluso anula, la energía inútil demandada de la red de alimentación y, por tanto, mejora el factor de potencia.
  • Las baterías de condensadores pueden proporcionar un ahorro de hasta un 30% según el caso. Esto permite una rápida amortización de la inversión (cuestan en torno a 600 euros, tienen larga vida útil y casi no necesitan mantenimiento).
  • Con la instalación de baterías de condensadores, pagará un 0% de energía reactiva. Sólo pagará la energía útil o consumida.
Arriba