Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Modo Stand-by

Modo Stand-by

16.07.2014
Stand by
¿Se ha planteado alguna vez cuántas horas al año permanecen sus aparatos eléctricos en modo stand-by o en espera?
 
Haciendo un cálculo rápido, si tenemos encendido  un equipo informático (ordenador, monitor, impresora y altavoces) 8 horas diarias, el número total de horas al año serían de 2.920 horas, suponiendo que el resto del tiempo permanece en Stand-by, el total de horas en modo espera serían 5.840 horas.
 
Esto traducido a consumo, equivale a 81,76 kWh anuales. Teniendo en cuenta un precio medio de electricidad de 14 céntimos/kWh, el coste extra por tener los equipos en modo stand-by sería de 11,45 euros al año. Este coste multiplicado por todos los equipos informáticos de la oficina, puede suponer una gran cantidad de dinero al cabo del año para la empresa.
 
Según el Instituto para Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), podríamos ahorrar hasta un 10% del total de nuestro consumo sólo con apagar completamente los equipos. Es probable que se nos olvide hacer este pequeño gesto cada día, y más teniendo en cuenta que la función stand-by se ha inventado precisamente para que no haya que apagar manualmente los aparatos. Por ello, existen en el mercado unas regletas especiales llamadas regletas antistand-by.
 
Los equipos se conectarían a estas regletas antistand-by, en lugar de ir conectados a la corriente directamente. Su función es medir la corriente cuando los aparatos están en modo on y detectar la disminución de la misma cuando el equipo se quede en modo espera. En este momento, la regleta cortaría el paso de la corriente y conseguiría el ahorro en el consumo energético producido por el modo stand-by.
 
Pero el comportamiento de la regleta no se ciñe a detectar un bajo consumo del stand-by y cortar la corriente, sino que cuando ésta detecta una nueva demanda de potencia (porque volvemos de una reunión de nuevo a nuestra puesto de trabajo, por ejemplo) permitiría el paso de electricidad de manera automática.
 
En realidad, las regletas convencionales también consiguen este efecto, pero es necesario la acción manual y no siempre nos acordaríamos de hacerlo.
 
Las regletas antistand-by incluyen, por un lado, una toma principal o toma maestro, y unas tomas secundarias o tomas esclavos, por otro. Su funcionamiento es muy sencillo.
 
En la toma principal o maestro, se conecta el equipo que controla el apagado (en este caso el ordenador) y en las tomas secundarias,  se conectan el resto de dispositivos periféricos que se quieren apagar automáticamente (monitor, impresora y altavoces). Es importante recordar que el consumo en stand-by del equipo conectado al maestro no se eliminará.
 
El precio de estas regletas antistand-by está entre 10 y 20 euros. Por lo que se trata de una inversión relativamente pequeña que tardará en amortizar como máximo 2 años. Se trata de ir dando pequeños pasos para ahorrar energía y por qué no, en la factura de la luz.
 
 
Arriba