Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible .

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Preguntas frecuentes

¿Cómo funciona la subasta de energía?

La subasta de energía denominada CESUR está administrada por OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Energía Polo Español) y supervisada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).
 
Esta subasta se celebra cada tres meses, y su precio se utiliza para fijar la tarifa que pagan los consumidores con tarifa de último recurso. En esta subasta los compradores son los comercializadores de último recurso, y los vendedores son entidades financieras, o compañías tanto nacionales como internacionales que se dedican a la generación o al trading de electricidad.
 
Varias semanas antes de la subasta, los comercializadores de último recurso comunican a la CNMC sus previsiones del consumo de sus clientes para el trimestre siguiente. La CNMC junto con el Ministerio de Industria analizan esta información, deciden cuanta energía se va a comprar en la subasta, y se publica una Resolución en la que se convoca la subasta indicando la fecha de celebración y la cantidad de energía que se pretende comprar.
Las compañías interesadas en participar como vendedores deben acreditarse previamente ante el Administrador de la subasta (OMIE).
 
El Administrador establece un precio de salida, y los vendedores pujan por la cantidad que están dispuestos a vender a ese precio. La suma de estas pujas (energía ofertada) es mayor que la energía que se subasta (la que se pretende comprar). Entonces, comienzan una serie de rondas en las que primero el Administrador reduce el precio, y a continuación los vendedores ajustan sus pujas a la baja (reducen la cantidad de energía que ofertan). Al final de cada ronda el Administrador compara la energía ofertada con la que se pretende comprar, y si continúa existiendo exceso de oferta se inicia una nueva ronda.
 
El proceso, que suele durar varias horas, concluye cuando ya no hay exceso de oferta. En ese momento el precio de la subasta es el que definió el Administrador en la última ronda y cada vendedor queda comprometido a vender la cantidad por la que pujó en la última ronda.
 

Arriba