Stand by, el famoso consumo fantasma

Esta versión de no es compatible.

Los navegadores no compatibles, ademas de impedir que puedas usar todas las funcionalidades de la página, son más lentos y suponen un riego para tu seguridad

Te recomendamos que actualices ahora la versión de tu navegador o que accedas con otro navegador compatible.

Ir al contenido
Presiona intro para desplegar el contenido del menu. Presiona intro para desplegar las opciones de idioma. Presiona intro para desplegar las opciones de tamaño de fuente.

Home principal

Página guardada como favorita correctamente

Stand by, el famoso consumo fantasma

Stand by, el famoso consumo fantasma

vacío

 

Cada mes haces frente a la factura de distintos gastos derivados del uso de la vivienda. Sin embargo, el consumo también incrementa el coste real de gasto como consecuencia del efecto stand by. Esto es lo que ocurre cuando enchufas un aparato durante muchas horas incluso aunque no lo estés usando.

El caso más claro es el de la televisión cuando la apagas y la enciendes utilizando el mando a distancia porque te resulta más cómodo hacer esto que levantarte a encender el interruptor.

Sin embargo, desde el punto de vista económico y también ecológico, es muy importante que priorices el ahorro y el consumo responsable. Cuando cargas durante más horas de las necesarias tu teléfono móvil, también estás alimentando el consumo fantasma, ese consumo silencioso que se hace visible cuando recibes las facturas.

¿Cuáles son las consecuencias del stand by? En términos cuantitativos es conveniente que recuerdes que, del gasto eléctrico total de una casa, entre el 7 y el 11% de media es consumo fantasma que daña tu bolsillo de un modo innecesario. Es decir, es un gasto inútil que no te aporta nada.

Consejos para reducir el stand by

¿Cómo puedes integrar nuevos hábitos para prevenir este desperdicio de energía? Puedes instalar temporizadores, para que los aparatos se apaguen en algunas ocasiones y se enciendan en otros momentos, por ejemplo, cuando finalizas tu jornada laboral y regresas a casa después de un largo día de trabajo. Esto te permite tener un mejor control del consumo priorizando tus necesidades reales.

Otra opción es que utilices regletas con interruptor de apagado, ya que esto te ayuda a no tener los aparatos encendidos durante más tiempo del que verdaderamente necesitas. Pese a la influencia de este consumo en el incremento de gasto todavía existe una cultura popular que infravalora esta realidad al convertirla en un mito. No te dejes condicionar por esa creencia porque la realidad es que tu bolsillo sufre las consecuencias del stand by. Te resultará muy fácil controlar el nivel de gasto puesto que la regleta tiene una pequeña luz que te recuerda visualmente cuándo debes apagarla. Estas regletas son muy útiles para unir aparatos conectados por proximidad de ubicación, por ejemplo, la televisión y el DVD en el cuarto de estar.

Un consejo de ahorro muy útil para ahorrar dinero en un acto tan cotidiano como cargar el teléfono móvil es que lo cargues en la habitación en la que te encuentres en ese momento haciendo alguna tarea. Por ejemplo, si estás leyendo el periódico en el salón, conecta el cargador en un enchufe de esta estancia de la casa. Lo que suele ocurrir cuando lo pones en otro dormitorio es que te centras en tus actividades diarias y te olvidas de que el móvil está cargando, ya que este aparato está fuera de tu campo visual. De este modo, la carga se prolonga durante horas de un modo innecesario.

Es recomendable que apagues el teléfono móvil durante la noche para prolongar la vida útil de tu teléfono durante más meses.

Otro consejo útil de ahorro energético en el uso del ordenador es que vayas con más frecuencia a trabajar con tu portátil a la biblioteca del barrio, puesto que la mayoría de estos centros ofrecen un uso que cubre perfectamente las necesidades de una oficina. Gracias a la conexión Wifi, podrás disfrutar de la comodidad de hacer tus tareas habituales con tu portátil en un servicio público.

Otro consumo invisible en la cocina es el reloj del horno y el microondas. La forma más práctica de ahorrar dinero en el consumo de gasto fantasma es que, directamente, desenchufes aquellos aparatos que no vas a utilizar. Es la forma más práctica y útil de incrementar el ahorro de un modo realista. Por ejemplo, puede que no utilices el aparato de música todos los días. Apágalo y enciéndelo en cada momento, en función del servicio que estás dando a este aparato.

Y además, observa estos sencillos gestos como un beneficio individual que en nada afecta a tu comodidad en tu estilo de vida en casa. Es decir, cuando hayas interiorizado el valor del consumo responsable, fomentarás unos hábitos que serán tu segunda naturaleza. Y entonces, lo difícil para ti será hacer lo contrario. La mayoría de los aparatos de tu casa tienen una función temporal, no necesitas usarlos siempre.

El ejemplo más claro es el de una aspiradora, que la utilizas en función de tus necesidades. Si no tienes la aspiradora continuamente encendida en tu casa y, además, también utilizas el escobón para hacer las tareas de limpieza, observa cómo también puedes dar un uso más responsable al resto de aparatos de tu hogar.

Otro sencillo gesto es el de apagar el aparato de la red inalámbrica siempre que no la estés utilizando. No solo de noche, sino también de día. Los aparatos en modo de espera no consumen una energía residual sino que su consumo afecta de forma directa a la factura, especialmente porque actualmente en las casas hay una gran cantidad de electrodomésticos.

De igual modo, si tienes un ordenador de mesa, recuerda que es más económico el uso de un portátil. Si durante los próximos meses tienes que actualizar alguno de tus electrodomésticos, compra uno más eficiente, consulta la etiqueta.

Es importante que tomes conciencia de que no es lo mismo que la televisión esté apagada que en stand by. Este pequeño matiz marca una gran diferencia en el consumo de electricidad.

Otro gesto que incrementa el nivel de gasto en el uso del microondas es dejar la puerta abierta de un modo permanente.

Estos sencillos gestos son básicos para ahorrar luz en el consumo de electrodomésticos. Cuando lo haces no solo estás cuidando tu presupuesto al reducir el consumo eléctrico, sino también estás cuidando el entorno natural, puesto que los recursos son limitados.

Y unos últimos flecos: cuando tus hijos utilicen la videoconsola asegúrate de que no quede en stand by al dejar de utilizarla. De igual modo, enciende la impresora únicamente cuando la necesites.

[literal.blog.accesibilidad.formulario.busqueda]

Post recientes

Ahórrate tener que emigrar a otro planeta Winter is coming: consejos para tener tu caldera a punto ¿Quién inventó realmente la bombilla?

Archivo

2017 2016 2015

Factura digital

Arriba